Científico argentino acusado de permitir contaminación en glaciares recibe respaldo en ‘Nature’ y ‘Science’

Victoria Gaitán
Unidiversidad.com.ar

El caso del procesamiento al científico argentino Ricardo Villalba tuvo repercusión en los portales de prestigiosas revistas científicas Science y Nature. Al investigador, el juez Sebastián Casanello lo acusó de abuso de autoridad, presuntamente favoreciendo a una compañía minera por la metodología utilizada en el relevamiento de glaciares de Argentina.

Villalba es doctor en Geociencias por la Universidad de Colorado Boulder, Estados Unidos, y actual investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

El geocientífico, así, es acusado de manipular un inventario nacional de glaciares para excluir los más pequeños de protección ambiental, y por consiguiente permitir derrames de cianuro contaminantes provenientes de la actividad minera de Barrick Gold en la mina Veladero en San Juan. Ningún directivo de la empresa Barrick Gold, propietaria de la mina es procesado por el caso.

El 27 de noviembre, el juez federal bonaerense Sebastián Casanello acusó a Ricardo Villalba, ex director del Instituto Argentino de Nieve, Hielo e Investigación Ambiental (IANIGLA) en Mendoza, de abusar de su autoridad y violar su deber como funcionario público. Días después, el científico apeló.

¿De qué se le acusa?

De que en el diseño del Inventario Nacional de Glaciares dispuesto por la Ley 26.639 y ejecutado por el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), entidad de la que fue director por concurso entre 2005 y 2015, se dispuso incluir cuerpos de hielo y ambiente periglacial de más de una hectárea, con lo que habría dejado “desprotegidos” los existentes en la cuenca del rio Jáchal, en San Juan.

En resumen, se le culpa de excluir glaciares menores a una hectárea. Según el representante legal de la asamblea denunciante “Jáchal no se toca”, (el Ianigla) restringió el concepto de periglaciares y “si la ley no distingue, no puede hacerlo el funcionario que la aplica”. El investigador replicó con que la medición “está fijada por estándares internacionales” y que el “detener la explotación minera no le compete al Ianigla al no ser autoridad de aplicación”.

Rechazo internacional a la denuncia

“Claramente no hay relación entre el actual mapeo y el derrame de cianuro”, dijo a Nature Tom Veblen, un geógrafo de la Universidad de Colorado Boulder (EEUU), quien fue asesor de Villalba durante sus estudios. “Ricardo está siendo usado como un chivo expiatorio, sin dudas”.

“No hay otra institución en Argentina que haya hecho más por el conocimiento, cuidado y protección de los glaciares que IANIGLA (Instituto Argentino de Nieve, Hielo e Investigación Ambiental (IANIGLA)”, se defendió Villalba en palabras reproducidas por Nature aludiendo al organismo que en el pasado dirigió.

“La afirmación de que las prospecciones de los glaciares fueron diseñadas para promover los intereses mineros es totalmente errónea, es un golpe para la ciencia en general en Argentina”, continuó.

Desde la revista Science expresaron que “esta increíble historia ilustra la falta de confianza y el creciente desafío de los formuladores de políticas y el público en general hacia los resultados científicos”. “Es peligroso”, indicó Etienne Berthier, un glaciólogo de la agencia nacional de investigación francesa CNRS en Toulouse.

Michael Zemp, director del Servicio Mundial de Monitoreo de Glaciares de Suiza, escribió en una carta expresando su preocupación sobre la denuncia sobre Villalba: “Un tamaño de una hectárea podría considerarse un límite mínimo práctico, ya que entidades más pequeñas pueden ser muy numerosas y su status como glaciares es probablemente dudoso. Éste es también el tamaño mínimo que puede ser identificado con certeza en buenas condiciones desde los sensores satelitales”. Bruce H. Raup, director del Servicio Global de Medición de Hielos Terrestres desde el Espacio, dijo por su parte: “Aunque no tomamos partido legal, escribimos para ofrecer evidencia de que la aplicación de un área mínima para la inclusión de glaciares en inventarios nacionales e internacionales ha sido una práctica común desde hace décadas”.

Agua, el meollo del problema

En tanto, los activistas medioambientales de San José de Jáchal, el área afectada (al noroeste del país) dicen que la falla en la denominación vulneró la ley del 2010 diseñada para proteger todas las áreas glaciares en Argentina, lo que facilitaría el acceso a mucha agua para beber. Hoy, los glaciares contaminados ya no sirven para estos fines.

Además de procesar a Villalba, el juez Casanello dispuso un embargo de cinco millones de pesos sobre sus bienes y prohibió su salida del país. Villalba simpatiza con la defensa del medioambiente y la lucha de los afectados, aunque cree que tienen al hombre incorrecto.

Villalba es conocido como un defensor del medio ambiente. En 2007, integró el Panel Intergubernamental de Cambio Climático, que junto con Al Gore recibió el premio Nobel de la Paz por su contribución a alertar sobre el cambio climático.

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.