Cassini encontró que los anillos de Saturno afectan su atmósfera

Saturno visto por la nave espacial Cassini.
NASA

Aunque ahora descanse en paz, luego de un feroz deceso el pasado septiembre, la famosa Cassini sigue siendo de gran utilidad. Las observaciones hechas por la sonda en sus últimos meses aún siguen siendo estudiadas por los científicos. Ahora un nuevo análisis de los datos encuentra que la región cargada eléctricamente de la atmósfera de Saturno (ionósfera) es significativamente más compleja y variable de lo que se pensaba. El estudio fue publicado en la revista Science.

La densa ionósfera de Saturno puso en complicaciones a los investigadores, quienes conjeturaron varias explicaciones para su actividad sorprendentemente dinámica. Una de ellas tiene relación con el impacto que tienen las sombras proyectadas por los anillos. Otra explicación nos habla de partículas de hielo microscópicas de los propios anillos, en la que se plantea un fenómeno conocido como “lluvia de anillos”.

Saturno de cerca

"La ionósfera de Saturno es mucho más complicada de lo que nadie podría imaginar", declaró Hunter Waite, director de espectrometría de masa planetaria en el South West Research Institute. Waite, a pesar de no haber participado del estudio, agregó que esto solo es un preludio de todo lo que vendrá de Cassini.

Gracias a las nuevas trayectorias de la nave espacial, esta pudo en sus últimos meses recolectar gran cantidad de datos de la atmósfera superior de Saturno. Esto hizo posible que los instrumentos a bordo lograsen observar el estado de la ionósfera de Saturno por primera vez. La diferencia entre observarlo en el mismo lugar y desde aquí es abismal. "Cambió toda nuestra perspectiva", dijo Waite.

La densidad de electrones

El encargado de la recopilación de datos fue el instrumento de Ciencia de ondas de plasma y radio de Cassini (RPWS), que midió la densidad de electrones en la atmósfera del planeta. Gracias al RPWS, se registraron grandes variaciones en la densidad de electrones en función de la latitud y la altitud, y también de una órbita a la siguiente.

Por ejemplo, los conocidos anillos A y B proyectan sombras en el planeta que son lo suficientemente densas como para impedir que la radiación ultravioleta del Sol golpee la atmósfera. Esta radiación puede expulsar un electrón de un átomo y permitir que flote libremente. Por lo tanto, estas regiones sombrías tienen menos densidad de electrones que otras partes del planeta.

La falta de partículas cargadas en esta región podría explicar la fuga observada previamente de señales de radio inducidas por rayos, que de otro modo serían bloqueadas por la ionosfera.

El estudio también habla sobre la “lluvia de anillos”, aclarando que no tiene un efecto significativo en la ionósfera de las regiones ecuatoriales del planeta, donde se realizaron las mediciones. Sin embargo, agregaron que todavía es posible que las partículas de agua de los anillos interactúen con la atmósfera de Saturno en latitudes más altas.

Este estudio es el primero de lo que los expertos dicen que podrían ser docenas de artículos que describen esta región del planeta. Todos serán posibles gracias a la sonda Cassini, quien en sus 20 años además de gran cantidad de datos, nos dejó impresionantes videos y espectaculares fotografías de Saturno.

Adrian Díaz
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.