El riesgo de demencia aumenta entre adultos mayores en zonas rurales

Pexels

El riesgo de demencia y otro deterioro cognitivo es mayor en las personas mayores que viven en áreas rurales, en comparación con las que viven en ciudades, según un estudio aplicado a residentes estadounidenses mayores de 55 años y publicado en el American Journal of Preventive Medicine.

La demencia (demencia adquirida) afecta aproximadamente al 3% de las personas de 65-74 años, al 19% de personas entre 75 y 84 años y a más de la mitad de los ancianos mayores de 85 años. Y según las previsiones, para el año 2050 habrá 131,5 millones de personas con demencia en el mundo. Hoy sabemos que el lugar donde vivan podría afectar esta condición. Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y aunque para 2050 se prevé que la población rural decaiga en unos 300 millones, aún será de 3.100 millones.

El grupo, dirigido por Regina Shih de la organización de investigación sin fines de lucro RAND, realizó entrevistas telefónicas a residentes de EE. UU. mayores de 55 años que participaron en el panel de Investigación en Salud y Jubilación. Los científicos realizaron encuestas dos veces. En 2000, 16.386 encuestados participaron; en 2010, fueron 16.311.

Los investigadores los dividieron en grupos: los que viven en un barrio ubicado en una ciudad (en un área con una densidad de población de más de 1.000 personas por milla cuadrada), en áreas rurales, o en un barrio ubicado en un territorio mixto. Además, los autores del artículo tomaron en cuenta otros factores: la edad, el sexo y la etnia de quienes participaron en el experimento, su estado familiar, el número de hijos y la disponibilidad de educación. Los científicos han calculado no solo la cantidad de personas enfermas en las zonas rurales y las ciudades, sino también el riesgo de demencia y deterioro cognitivo sin demencia.

Resultó que tanto en 2000 como en 2010, las personas que vivían en áreas rurales tenían más probabilidades de sufrir demencia y deterioro cognitivo que los ciudadanos. En 2000, la demencia se encontraba en el 7,4% de los residentes rurales y el 5,4% en zonas urbanas, y el deterioro cognitivo se encontraba en 19,8 y 15,9%, respectivamente. El riesgo de demencia en las personas que viven en las zonas rurales era un 60% más alto que el de los residentes urbanos, y el riesgo de deterioro cognitivo sin demencia era un 44% mayor. En 2010, hubo menos participantes, pero aun así la diferencia no fue a favor de las personas que viven en áreas rurales: 5,1% en comparación con el 4,4% de los residentes urbanos. Se encontró deterioro cognitivo en 16,5% de las personas mayores en áreas rurales y 14,9% en áreas urbanas. El riesgo de demencia en los residentes rurales era 80% más alto que el de los residentes urbanos.

Otros factores que influyen en el inicio de la demencia y el deterioro cognitivo fueron la edad, la salud integral, el origen étnico, la raza y el estado familiar, pero también la educación: las personas que han estudiado durante más de 12 años (es decir, se graduaron de la escuela secundaria) tuvieron un riesgo de demencia y deterioro cognitivo 83 y 89% menor, respectivamente, que aquellos que no recibieron educación secundaria. Ello, sin duda, también tiene una relación directa con las condiciones de vida en los medios rurales, donde la oferta educativa es de menor calidad y las oportunidades de movilidad social son inferiores a las de medios urbanos.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.