Garrapatas fosilizadas en ámbar chuparon la sangre de dinosaurios del Cretácico

Los fósiles de criaturas parásitas que se alimentan de sangre, directamente asociadas con los restos de su huésped, son extremadamente escasos. /Nature Communications

En la icónica película de los 90, Jurassic Park, un científico era capaz de reproducir el genoma de diferentes dinosaurios gracias a que encuentran fosilizados en ámbar a mosquitos que se habían alimentado de su sangre. Ahora, según un estudio publicado en Nature Communications, se han encontrado garrapatas fosilizadas atrapadas y preservadas en ámbar, que chuparon la sangre de estos lagartos gigantes hace casi 100 millones de años.

Sellada dentro de una pieza de ámbar birmano de 99 millones de años, los investigadores encontraron una llamada garrapata de cinco milímetros de largo agarrando una pluma. El descubrimiento es notable porque los fósiles de criaturas parásitas que se alimentan de sangre, directamente asociadas con los restos de su huésped, son extremadamente escasos, y el nuevo espécimen es el más antiguo conocido hasta la fecha: la garrapata recién descubierta data del período Cretácico (hace 145-66 millones de años). 

Pero no, resucitar a los dinosaurios y recluirlos en una isla del Pacífico es algo que, por ahora, se queda en la ficción. Su ADN no ayudará a crear nuevos dinosaurios: todos los intentos de extraer genoma de muestras de ámbar ha resultado infructuoso debido a la corta vida de esta molécula compleja. "Las garrapatas son infames organismos parásitos chupadores de sangre, que tienen un tremendo impacto en la salud de los humanos, el ganado, las mascotas e incluso la vida silvestre, pero hasta ahora ha faltado una clara evidencia de su papel en el tiempo", dice Enrique Peñalver del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y principal autor del trabajo, según informa Phys.org. 

La garrapata mide 5 mm de largo. /E. Peñalver

Los investigadores encontraron evidencia adicional indirecta de garrapatas que parasitan dinosaurios en la Deinocroton draculi, o "garrapata terrible de Drácula", que pertenecen a un grupo extinto de estos animales recientemente descrito. Esta nueva especie también se encontró sellada dentro del ámbar birmano, con un espécimen notablemente lleno de sangre, que aumentaba su volumen aproximadamente en ocho veces. A pesar de esto, no ha sido posible determinar directamente su animal hospedador.

Pero la evidencia indirecta del probable huésped de estas nuevas garrapatas se encontró en forma de estructuras similares a pelos, o setas, de las larvas de los escarabajos de la piel (dermestids), que se encuentran unidas a dos garrapatas Deinocroton conservadas juntas. Hoy, estos escarabajos de la piel se alimentan en nidos, consumiendo plumas, piel y cabello de los ocupantes. Y como aún no se han encontrado pelos de mamíferos en el ámbar del Cretácico, la presencia de setas del escarabajo en los dos especímenes de Draco Deinocroton sugiere que el huésped de las garrapatas era un dinosaurio emplumado. Para los investigadores, estos hallazgos proporcionan evidencia directa e indirecta de que las garrapatas han estado parasitando y chupando sangre de los dinosaurios hasta llegar a las aves modernas durante casi 100 millones de años. 

Otro tesoro de hace 99 millones de años conservado en ámbar se encontró el año pasado en Myanmar: una cola de dinosaurio emplumado del Cretácico. La cola, de poco menos de 37 cm de largo, está recubierta de un fino plumaje, color marrón bellota, con un reverso en un tono de blanco. Por primera un miembro del cuerpo de un dinosaurio es hallado por la ciencia en un gran estado de conservación, al punto de que se puede ver de qué estuvo recubierta la piel del espécimen cuyos restos fueron hallados. El descubrimiento, aseguran, permitirá entender mejor la relación evolutiva entre los últimos grandes saurios y las primeras aves.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.