NASA descubre primer sistema solar con 8 planetas aparte del nuestro con ayuda de la IA

Wendy Stenzel
NASA


Los científicos de la misión Kepler han divisado un sistema solar distante de ocho planetas, el primer sistema solar lejano que se conoce que tiene tantos planetas como el nuestro. El centro de este sistema es Kepler-90, una estrella similar al sol a 2.545 años luz de la tierra, en la constelación de Draco. El planeta fue descubierto en los datos del Telescopio Espacial Kepler.

Kepler 90i, un planeta rocoso descubierto recientemente que orbita a su estrella cada 14.4 días, fue hallado usando aprendizaje automático de Google. El aprendizaje automático es un tipo de inteligencia artificial en la que el ordenador aprende. En este caso, los ordenadores aprendieron a identificar planetas revisando la información de Kepler en casos donde el telescopio grabó señales de planetas más allá de nuestro sistema solar, llamados exoplanetas.

Los científicos entrenaron un ordenador para que este aprenda cómo identificar exoplanetas en las lecturas de luz captadas por Kepler (el mínimo cambio en brillo al pasar un planeta al frente de una estrella). Inspirándose en la forma en que las neuronas se conectan en el cerebro humano, la AI filtró información y halló señales débiles de tránsito de un octavo planeta previamente perdido orbitando a Kepler-90.

El aprendizaje automático ha sido usado previamente en búsquedas en la base de datos de Kepler, aunque este hallazgo en particular prueba que las redes neurales son herramientas prometedoras en el descubrimiento de algunas de las señales más débiles de mundos distantes.

Pocas opciones para la vida

El sistema Kepler-90 no se ve tan propicio para la vida que conocemos. El Kepler-90i es un 30% más grande que la Tierra, y es tan cercano a su estrella que el promedio de su temperatura excede los 800 grados Farenheit (más de 400 grados Celsius), a la par de Mercurio. Su planeta más lejano, Kepler-90h, orbita su estrella a una distancia similar a la que la Tierra orbita el sol. Los investigadores calificaron al sistema Kepler-90 como una versión en miniatura de nuestro propio sistema: son planetas pequeños dentro y planetas grandes fuera, aunque todo está mucho cerca.

La utilidad de la inteligencia artificial

Los ingenieros de Google AI, la división del gigante de Internet dedicada a la investigación de la inteligencia artificial, participaron del descubrimiento de forma crucial, luego de unirse para resolver un problema de procesamiento de datos. Como en otras ramas de la ciencia, la astronomía se estaba viendo inundada con información en tanto que la tecnología para colectar esa data sigue evolucionando.

El aprendizaje automático destaca en situaciones donde hay demasiada información y los humanos no pueden procesarla por sí mismos. La base de datos de cuatro años de Kepler consiste en 35.000 señales planetarias posibles. Pruebas automatizadas y a veces ojos humanos son usados para verificar las señales más prometedoras en la información. Las señales más débiles, sin embargo, pasan a menudo desapercibidas y ahí es donde entró a tallar la IA.

La investigación con detalles de este y más descubrimientos de Kepler fue aceptada para su publicación en The Astronomical Journal.

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.