Heces antiguas revelan parásitos descritos por Hipócrates hace 2.500 años

Parásitos intestinales. /Pixnio

Hipócrates, el famoso médico griego conocido como padre de la medicina occidental, vivió entre 460 y 370 a. C. y escribió sobre muchas enfermedades diferentes en su Corpus hipocrático, la primera clasificación de las patologías basándose en los síntomas. Para los investigadores modernos, puede ser muy difícil hacer coincidir las escrituras con enfermedades conocidas, pero, pese a todos los errores cometidos, los síntomas relatados a menudo son bastante precisos.

Ahora, investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) examinaron los restos humanos griegos antiguos de entierros en la isla de Kea y encontraron evidencia de parásitos que confirman los escritos de Hipócrates, quien describió tres tipos de parásitos intestinales y sus síntomas:  Helmins Strongyle, Ascaris y Helmins plateia. En el estudio, que ha sido publicado en Journal of Archaeological Science: Reports, se examinaron 25 entierros de la isla que se remontan al Neolítico (4.000 aC), la Edad de Bronce (2.000 aC) y la época romana (146 aC a 330 dC). Cuatro de los entierros dieron positivo para huevos de parásitos intestinales: uno neolítico, uno de la Edad de bronce y dos romanos.

Más específicamente, examinaron las heces encontradas en los huesos pélvicos de los esqueletos, compuestos por los desechos fecales que se habían descompuesto en las entrañas de la gente fallecida. También probaron las muestras de suelo encontradas en los pies y el cráneo como control para asegurarse de que los parásitos encontrados pertenecían a los intestinos y no solo a la suciedad en la que estaban enterrados.  "Es probable que el Strongyle Helmins de los textos griegos antiguos fuera la lombriz intestinal, como se encuentra en Kea. El gusano Ascaris descrito en los antiguos textos médicos bien podría haberse referido a dos parásitos: oxiuros, parásitos de cuerpo cilíndrico y delgado que se alojan en el intestino del ser humano y ponen los huevos en el ano del huésped, o tricocéfalos, conocidos también como gusanos látigo, encontrándose este último en Kea", cuenta el investigador principal y arqueólogo de Cambridge, Piers Mitchell.

Los síntomas incluidos en el Corpus hipocrático incluyen debilidad, vómitos (y vómitos), diarrea, cansancio, fiebre y escalofríos, cambios en el apetito, acidez estomacal y abdomen hinchado. El hallazgo representa la evidencia arqueológica más temprana de parásitos intestinales en la antigua Grecia, y la primera evidencia arqueológica de lo que Hipócrates describió.

La autopsia de una momia encontrada en Corea del Sur, de 375 años de edad, se convirtió en un hallazgo espeluznante: el cadáver alberga una infección parasitaria en su hígado llamada Paragonimus westermani, probablemente causada por el consumo de crustáceos crudos. La momia, perteneciente a un hombre llamado Jing Lee, dicen los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Dankook (Corea del Sur), tendría unos 63 años cuando murió, en 1642. La infección no es agradable, pero los investigadores no pueden afirmar que esta fuera la causa de la muerte. Después de haber desenterrado el cuerpo en 2014, los científicos, que publicaron su descubrimiento en agosto en Journal of Parasitology, notaron un bulto extraño en el hígado del hombre que fue mostrado por una tomografía computarizada. Cuando se quitó el bulto, se encontró que contenía huevos de color dorado de unos 85 micrómetros de largo.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.