Un tercio de los pacientes con diabetes tipo 2 deja el tratamiento por sus efectos secundarios

Los pacientes que tomaban metformina, el medicamento más común, eran los más propensos a dejar de tomar las dosis. /Pixabay

Según Public Health England 3,8 millones de personas en el Reino Unido sufren de diabetes, y aproximadamente en el 90% de los casos esta es de tipo 2, llamada antiguamente diabetes no insulinodependiente o del adulto, causada por el escaso aprovechamiento de la insulina y relacionada con el exceso de peso y la inactividad física. Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, en 2012 este mal causó 1,5 millones de muertes en todo el mundo y los afectados de esta enfermedad aumentaron de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014. Ahora, un metaanálisis publicado en la revista Diabetes, Obesity and Metabolism afirma que un tercio de los pacientes abandona el tratamiento debido a sus efectos secundarios.

Investigadores de la Universidad de Surrey (Reino Unido) examinaron en detalle la adherencia al tratamiento de 1,6 millones de personas con diabetes tipo 2. El estudio combinó datos de ensayos clínicos y estudios observacionales y analizaron las terapias con pastillas y con medicamentos inyectables. Los investigadores descubrieron que los que tomaron metformina, el medicamento más común, fueron los más propensos a dejar de tomar las dosis requeridas, concretamente el 30%, en comparación con otros medicamentos para la diabetes: 23% de tasa de abandono de las sulfonilureas (como la gliclazida) y 20% de la pioglitazona.

Por su parte, los inhibidores de la DPP4 (gliptinas), una de las clases de medicamentos más nuevos, tienen las tasas más altas de adherencia, con solo 10% a 20% de las dosis de medicación no tomadas. Al comparar los medicamentos inyectables, se encontró que los pacientes tienen el doble de probabilidades de dejar de tomar los agonistas del receptor GLP1 (como exenatida) en comparación con la insulina.

Los investigadores creen que la falta de cumplimiento se debe en parte a los efectos secundarios de los diferentes medicamentos: la metformina causa normalmente síntomas gastrointestinales como diarrea y flatulencia, mientras que los inhibidores de la DPP4 generalmente son mejor tolerados por el cuerpo. También se cree que puede tener que ver que para algunos medicamentos se requiere tomar múltiples dosis diarias. Para Andy McGovern, Investigador Clínico de la Universidad de Surrey, "la importancia de que los pacientes con diabetes tomen sus medicamentos recetados no puede subestimarse. Si no lo hacen, pueden provocar complicaciones en su condición, incluidas enfermedades oculares y daño renal”.

Los científicos animan a que los inconvenientes que los pacientes encuentren en los medicamentos recetados, bien se trate de efectos secundarios o de horarios difíciles de cumplir, a comentarlo abiertamente con los profesionales de la salud. Recuerdan que para la diabetes tipo 2 existen muchas opciones de tratamiento y cambiar a una clase diferente de medicamentos que sea más fácil de tomar podría proporcionar una manera fácil de mejorar la adherencia. Por otro lado, alientan a médicos y enfermeros a preguntar activamente a sus pacientes sobre la adherencia a los medicamentos.

La diabetes es una enfermedad crónica, que se da en el páncreas cuando este no produce suficiente insulina (una hormona que le permite al cuerpo obtener energía a partir del azúcar) o cuando el organismo no la aprovecha suficientemente. Esto conduce a una mayor concentración de glucosa (azúcar) en la sangre (hiperglucemia). Aunque las terapias actuales para mantener a raya el mal se enfocan en administrar fármacos que regulen los niveles de glucosa en la sangre, pocos han enfocado su trabajo en dilucidar de las bacterias en esta enfermedad inflamatoria. Un equipo de investigadores de las universidades de Stellenbosch (Sudáfrica) y Manchester (Reino Unido), afirmaba en un artículo publicado en agosto: "Ahora tenemos una cantidad considerable de pruebas, muchas de ellas nuevas, que a diferencia de las actuales estrategias para atacar la diabetes tipo 2, involucran el reconocimiento de microbios latentes, procesos inflamatorios crónicos y coagulopatías, ofreciendo nuevas oportunidades para el tratamiento". 

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.