Una taza de té al día, asociada con menor riesgo de glaucoma

El té contiene antioxidantes y químicos antiinflamatorios y neuroprotectores. /Pexels

El glaucoma es daño del nervio óptico causado por una acumulación de tensión ocular. Supone una de las principales causas de ceguera en todo el mundo y se estima que actualmente afecta a 57,5 millones de personas. Hasta ahora, los científicos jugaban con la idea de que la cafeína puede alterar la presión intraocular, pero ningún estudio había comparado el impacto potencial de las bebidas descafeinadas y con cafeína en aliviar el riesgo de glaucoma.

Ahora, una pequeña investigación publicada en el British Journal of Ophthalmology, desestima la ida de que el café, con o sin cafeína, los refrescos o el té helado tengan relación alguna con la disminución de esta dolencia, pero sí que encuentra correlación entre beber una taza de té caliente al menos una vez al día y un riesgo significativamente menor de desarrollar esta grave enfermedad ocular.

El equipo de investigadores, de las universidades de Brown y de California, Los Ángeles (EE.UU.). analizó los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) 2005-2006 en Estados Unidos. Se trata de una encuesta anual representativa a nivel nacional de alrededor de 10.000 personas que incluye entrevistas, exámenes físicos y muestras de sangre, diseñadas para medir la salud y el estado nutricional de adultos y niños estadounidenses, y este año, también se incluyeron exámenes oculares para el glaucoma. Entre los 1.678 participantes que obtuvieron los resultados completos de la prueba ocular, 84 adultos (el 5%) desarrollaron la afección. Se les preguntó entonces con qué frecuencia y cuánto habían tomado bebidas con cafeína y descafeinadas, incluidos refrescos y té helado, en los últimos 12 meses. Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, como la diabetes y el tabaquismo, los que bebieron té a diario tenían, en comparación con el resto, un 74% menos de probabilidades de padecer glaucoma. Sin embargo, no se encontraron estas asociaciones para el café descafeinado, con cafeína o descafeinado, té helado o refrescos. 

Los científicos señalan que este es un estudio observacional, así que no se puede establacer una firme relación causa-efecto,. Además, las cifras absolutas de las personas que padecían esta enfermedad son pequeñas y la información sobre cuándo se había diagnosticado el glaucoma tampoco estaba disponible. La encuesta tampoco incluía preguntas sobre factores como el tamaño de la taza, el tipo de té o la duración del tiempo de elaboración de la bebida, los cuales pudieron haber sido influyentes.

Investigaciones previas indicaban que la oxidación y la neurodegeneración pueden estar involucradas en el desarrollo del glaucoma, por lo que se habían puesto en el foco de estudio los antioxidantes y químicos antiinflamatorios y neuroprotectores asociados a esta bebida. “Se necesita más investigación para establecer la importancia de estos hallazgos y si el consumo de té caliente puede desempeñar un papel en la prevención del glaucoma”, concluyen los investigadores. 

Hace unos meses conocíamos una buena noticia para aquellos que han sufrido una pérdida total o parcial de la visión. Estados Unidos ha aprobado ensayos clínicos de un implante capaz de restaurar la vista. El chip que se introduce en la corteza cerebral fue desarrollado por la empresa Second Sight, que se especializa en tecnologías para la restauración de la visión. Según informa la compañía, recibió el permiso correspondiente del Departamento de Salud del país y ha programado los primeros experimentos para finales de este año.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.