Arqueólogos hallan en Jericó un delineador de ojos de 5.000 años

Theda Bara en el rol de Cleopatra en la película homónima de 1917

Fox Film Corporation

La expedición arqueológica italo-palestina encontró en Jericó, Palestina, remanentes de un delineador de ojos, que data, aproximadamente, de hace 5000 años. De acuerdo con National Geographic, la sustancia negra contenía óxido de manganeso, que era parte del antimonio, una pintura negra que las mujeres en el Medio Oriente todavía utilizan como delineador de ojos y cejas.

La ciudad de Jericó, ubicada en la orilla occidental del río Jordán, es una de las ciudades más antiguas del mundo. Los arqueólogos han encontrado en el sitio más de 20 asentamientos, el más antiguo de los cuales data de hace unos 11.000 años. Las excavaciones en la colina de Tell es-Sultán comenzaron a principios del siglo XX. Desde 1997, ahí trabajan los arqueólogos de la Universidad de Roma La Sapienza, Italia, con el personal del Departamento Palestino de Antigüedades y Patrimonio Cultural. Los científicos están excavando asentamientos y fortificaciones militares de la Edad del Bronce.

Colina de Tell es-Sultán

Universidad de Roma La Sapienza

En la última temporada, los arqueólogos liderados por Lorenzo Nigro encontraron en la casa donde la gente vivía hace unos cinco mil años, cinco conchas de nácar apiladas una sobre otra. En dos de ellas, los investigadores encontraron rastros de una sustancia de color negro. El análisis de laboratorio mostró que era óxido de manganeso, cuyo polvo formaba parte de la pintura para ojos y cejas: kayal o antimonio. Fue utilizado en Egipto hace 3-4 mil años atrás. En los frescos de las antiguas tumbas egipcias las mujeres están representadas con ojos pintados. Las habitantes de Medio Oriente aún usan antimonio con fines cosméticos.

Los investigadores sugieren que el óxido de manganeso fue llevado a Jericó desde la península del Sinaí, desde las minas de manganeso, donde era extraído por los antiguos egipcios. “Nuestro descubrimiento confirma la existencia de relaciones comerciales entre Egipto y Palestina desde el tercer milenio antes de Cristo. También indica el surgimiento de la élite local en Jericó”, dice Lorenzo Nigro.

Anteriormente, el personal del Museo Británico reconstruyó la apariencia del Cráneo de Jericó, una escultura de la cabeza de un hombre que vivió hace unos 9.300 años, que estaba hecha de cráneos, yesos, conchas de moluscos y tierra.

Ekaterina Rusakova

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.