Un reptil marino del Jurásico, hallado en un mar antártico 'congelado en el tiempo'

Encuentran un plesiosaurio de más de seis metros de longitud. /Agencia CTyS-UNLaM

Investigadores de la Universidad de La Matanza (Argentina) han descubierto en la Antártida restos fósiles de un reptil marino carnívoro que vivió hace 150 millones de años, durante el período Jurásico. En concreto, se trata de un plesiosaurio de más de seis metros de longitud.

Este hallazgo constituye el primer registro de un plesiosaurio del período Jurásico en la Península Antártica. Según contó el paleontólogo José Patricio O'Gorman, investigador del Museo de la Plata (MLP) y del CONICET, en Argentina, "este registro de plesiosaurio es 80 millones de años más antiguo que lo que se tenía conocimiento para la Antártida". El fósil ha sido descubierto en un nuevo yacimiento paleontológico, un pedazo de océano congelado, ubicado a 113 kilómetros al sudoeste de la Base Marambio, la principal estación científica y militar permanente que Argentina mantiene en este continente, y al que solo se puede acceder tras dos horas de vuelo en helicóptero desde la base.

En este mar, que los inventigadores describen como "congelado en el tiempo" es común encontrar una gran diversidad de peces, amonites o bivalvos, explican los investigadores, a quienes el descubrimiento de un plesiosaurio de tal antigüedad les ha pillado por sorpresa. "El hallazgo es bastante extraordinario, porque el yacimiento no posee el tipo de rocas en las que se puede encontrar materiales preservados en tres dimensiones, como es el caso de las vértebras de este reptil marino", explica Soledad Gouiric Cavalli, especialista del MLP y del CONICET.

Debido a la gran cantidad de peces, los científicos creen que es lógico pensar que el plesiosaurio se alimentara de ellos. Estos depósitos ricos y únicos en vertebrados del jurásico marinos pertenecen a la época en que la Antártida, que en ese momento recién se habían separado. “Este yacimiento es como un mar congelado de 150 millones de años en un excelente estado de conservación", destacó el autor principal del estudio, aceptado para ser publicado en la revista científica Comptes Rendus Palevol.

Los restos se encontraban, además, en excelente estado de conservación, así como el resto de la fauna y flora marina del yacimiento, lo que se explica por el poco oxígeno del fondo de aquel mar, que no permitía el desarrollo de organismos que pudieran dañarlos, ni los fenómenos de putrefacción.

Hace unas semanas, paleontólogos del Instituto Steinmann de la Universidad de Bonn (Alemania) publicaron el descubrimiento del fósil de plesiosaurio más antiguo conocido, de un animal que vivió durante la primera parte del período Triásico, hace aproximadamente 201 millones de años. Estos saurios de pala eran excelentes nadadores y se propulsaban a través de los océanos de forma similar a las tortugas marinas y los pingüinos. Sus cabezas eran pequeñas y sus cuellos largos y aerodinámicos y eran robustos y fuertes, con una musculatura que les permitía mantener las palas con las que se mueven dentro del agua en movimiento. Comparado con otros reptiles marinos, la cola era corta, ya que solo se usaba para la dirección.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.