Científicos rusos usan fructosa para suministrar medicamentos de forma más precisa

Konstantin Rodygin et al. / ChemSusChem, 2017

Científicos rusos han desarrollado una tecnología para producir polímeros porosos a partir de materias primas baratas y comunes: carburo de calcio y carbohidratos. En las microesferas huecas de dicho polímero se puede colocar un medicamento que se libera solo bajo ciertas condiciones, dicen los expertos en un artículo publicado en la revista ChemSusChem.

Además de perfeccionar los medicamentos, los científicos también desarrollan mejores medios para administrarlos. Por ejemplo el envío directo a ciertos órganos. Los científicos usan materiales o dispositivos que liberan el medicamento solo bajo ciertas condiciones, pero generalmente estas tecnologías requieren el uso de materiales costosos o raros.

Científicos liderados por Valentine Ananikov de la Universidad Estatal de San Petersburgo (Rusia) han aprendido a crear polímeros porosos que pueden servir como matriz para otras sustancias, utilizando materias primas comunes. En su método se utiliza carburo de calcio y carbohidratos baratos y comunes en calidad de materia prima. Para que el carburo reaccione solo con grupos hidróxilos de hidrocarburos deseados, los científicos sugieren unir el isopropilideno a los grupos hidróxilos restantes, que sirve como un grupo protector, que no les deja reaccionar en las siguientes etapas de síntesis. Luego, los carbohidratos modificados resultantes se vinifican. El grupo vinilo CH = CH2 se une a ellos. Las sustancias obtenidas se usan luego como monómeros y se polimerizan en una estructura única.

Esquema de síntesis de polímeros. /Konstantin Rodygin et al. / ChemSusChem 2017

Los investigadores sintetizaron muestras de un polímero basado en fructosa y examinaron su estructura. Obtuvieron dos tipos de estructura: una forma de microesferas huecas y una matriz única con inclusiones esféricas huecas de aproximadamente un micrómetro, que se asemeja a un queso suizo. Los científicos proponen usar tales esferas en calidad de portadores de otras sustancias que pueden disolver y liberar una sustancia en presencia de un disolvente especial.

En septiembre de 2017, científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE. UU.) desarrollaron una tecnología para crear microcápsulas de polímeros biocompatibles y biodegradables, para suministrar y liberar fármacos. Dependiendo del material, las cápsulas se pueden descomponer en diferentes momentos. Gracias a ello, el paciente puede tomar el medicamento solo una vez, el mismo que se liberará y actuará en el transcurso de las siguientes semanas.

Grigory Kopiev

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.