Astronautas de la NASA identifican microbios en el espacio por primera vez

Han encontrado microbios comunes en los alrededores de la ISS. /NASA Johnson

Los compañeros incansables de los seres humanos son los microbios. Van con nosotros a donde quiera que lleguemos, esté este lugar dentro o fuera de nuestro planeta. Y lo que en realidad significa esta compañía incondicional es que las personas contaminamos todo lo que tocamos. Por lo que, a cientos de kilómetros sobre la Tierra, hay billones de bacterias viviendo en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).

En el marco del proyecto Genes in Space-3, astronautas y bioquímicos de la NASA han identificado microbios a bordo de la estación espacial por primera vez, una tarea en la que los científicos han estado trabajando durante mucho tiempo. Afirman que secuenciar estos microbios en el espacio, podría ayudar a diagnosticar dolencias en astronautas, estudiar cómo los microbios sobreviven en microgravedad, e incluso identificar la vida extraterrestre, si es que existe.

Los organismos encontrados han resultado ser microbios comunes que se encuentran comúnmente donde viven los humanos, la NASA no especificó exactamente qué especies eran. Dado que se han encontrado microbios viviendo fuera de la estación, lo que demuestra su capacidad de supervivencia en el vacío, ser capaces de identificarlos rápidamente ayudará a descartar o confirmar si son microbios de la Tierra o no.

Sin volver a la Tierra

Hasta ahora, la única forma de identificar microbios en la ISS era enviarlos de vuelta a la Tierra para su análisis. Los microbios se habían secuenciado a bordo, pero esas muestras se habían preparado en la Tierra. No había forma de encontrar algo en el espacio e identificarlo genéticamente de inmediato. Pero incluso con los mejores equipos de esterilización, el equipo espacial que se envía a la estación, solo se garantiza un máximo de microbios de 300 por metro cuadrado (en comparación con miles de millones que se pueden encontrar en el suelo de una cocina perfectmente limpia).

La identificación de los microbios se realizó en dos pasos: primero se recolectaron muestras y se sometieron a la reacción en cadena de la polimerasa (PCR), una técnica que amplifica una muestra de ADN para crear muchas de sus copias; después, se secuenciaron e identificaron los microbios, utilizando placas de Petri para recoger muestras de varias superficies alrededor de la estación espacial que crecieron durante una semana antes de transferirlas a pequeños tubos de ensayo dentro del Microgravity Science Glovebox, siendo la primera vez que se completa este proceso en el espacio.

También en la ISS, se llevará a cabo un proyecto de la Agencia Espacial Euopea, ESA, para producir oxígeno en naves espaciales con microalgas, y evitar así la necesidad de transportarlo desde la Tierra. La creación de oxígeno con plantas, que en nuestro planeta es un proceso rutinario, tiene que mostrar su funcionamiento en el espacio antes de ser explotado. Aunque esta se reabastece periódicamente mediante naves de carga como Dragon, los vuelos espaciales del futuro pretenden ser autosuficientes, y para ello habrá que reciclar y reutilizar recursos como el oxígeno. Los investigadores del proyecto piloto Artemiss van a analizar cómo la fotosíntesis —el proceso mediante el cual los organismos convierten la luz en energía, liberando oxígeno como subproducto— tiene lugar en el espacio.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.