Los drones de España ya pueden sobrevolar ciudades, pero solo en estos casos

Las RPAS podrán transportar sangre y material urgente a los hospitales. /Pexels

Hasta ahora, en España, los drones solo podían volar legalmente a plena luz del día y en zonas rurales, fuera de las ciudades. Pero a partir del pasado 30 de diciembre de 2017, una nueva normativa cambia las reglas y es posible que veamos sobrevolar nuestras cabezas alguno de estos robots. Aunque, probablemente, no el tuyo: la norma permite los vuelos nocturnos sobre áreas urbanas, pero solo por parte de servicios médicos y fuerzas de seguridad. Aunque también, ocasionalmente, de empresas. Si eres un usuario particular, te expones a las mismas sanciones que hasta ahora.

Según el gobierno, gracias a este cambio, las RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems) podrán transportar sangre y material urgente a los hospitales por encima de atascos y calles anegadas por lluvias. Y con la normativa también se facilita una mayor vigilancia de manifestaciones o celebraciones. Según contaba a RTVE hace unos meses el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, “el proyecto permitirá incrementar las garantías de seguridad para las personas y los bienes”.

Sobrevolar multitudes a 120 metros de altura

El permiso para la utilización de drones en entornos urbanos está sometido a una serie de requisitos: que se haya hecho un estudio de seguridad previo; obtener una autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA); que el piloto sea operador de dron; que no se transporten más de 10kg de peso y que no vuele a más de 120 metros de altura, la altura de la Torre Europa, en Madrid, y menos de la mitad de lo que mide el edificio más alto de España, la Torre de Cristal (250 metros) que se encuentra en la misma ciudad. En el caso de que la actividad pudiera entrañar riesgos, según AESA, se exigirían medidas para mitigarlos (ampliar el número de hélices de los drones, acompañarlos de paracaídas, acordonar zonas de trabajo para evitar accidentes, etc).

Otra de las novedades es que el nuevo reglamento determina que en zonas despobladas el radio de visión de 500 metros (aproximadamente unas 80 hectáreas) es ampliable a otros 500 sucesivamente, siempre que un observador mantenga contacto visual con el artefacto. Los requisitos establecidos en el nuevo real decreto están sujetos a la supervisión y control de AESA y su incumplimiento constituye una infracción administrativa en el ámbito de la aviación civil conforme a lo previsto en la Ley de Seguridad Aérea.

De la Serna, adelantó que su departamento tiene previsto aprobar, en el primer trimestre del año 2018, un plan estratégico para el desarrollo del sector de los drones en España. Desde 2014, con la aprobación del primer marco regulador temporal para actividades con drones, se han habilitado casi 3.000 empresas en el sector, además de 3.693 pilotos y 4.283 drones, según datos de EFE.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.