Astrónomos del mundo recopilan datos para crear la primera fotografía de un agujero negro

Representación artística de un agujero negro. /NASA / SOFIA / Lynette Cook

Los agujeros negros son invisibles para el ojo humano, y además, son difíciles de ver al detalle porque son muy grandes y están lejos, pero en julio del año pasado se anunció que un equipo internacional de científicos trabajaba desarrollando la tecnología necesaria pata captar la imagen de los alrededores inmediatos: el Telescopio Event Horizon (EHT), un instrumento que combina observaciones de telescopios de todo el mundo. Ahora, los investigadores han reunido el conjunto de datos necesarios de nueve radiotelescopios para observar la forma del núcleo de nuestra galaxia.

Este telescopio virtual del tamaño de la Tierra persigue ver por primera vez algo que se consideraba imposible: cómo es realmente un agujero negro, en este caso Sagitario A, a 26.000 años luz de la Tierra, al menos por la sombra que proyecta al absorber la luz que le rodea. Para conseguirlo, se combinaron los datos de ocho radiotelescopios, que se ubican en el Polo Sur, Hawai, México, Chile, Arizona, Groenlandia y España. Cada uno de los telescopios apuntaba a Sagitario A, y su misión ha sido medir cada onda de radio procedente de su dirección, generando un total de 2 petabytes (2.000 terabytes o 2 millones de gigabytes) por noche, información con la que se elaborará la primera imagen del horizonte de sucesos alrededor de un agujero negro y la materia que se precipita a su interior. A mediados de diciembre, el esperado envío de datos astronómicos del Polo Sur, finalmente llegó al Observatorio Haystack en Westford, Massachusetts (EE.UU.). La carga viajó por aire, mar y tierra, y completa el conjunto de datos del proyecto.

Los discos contienen los datos capturados en el Telescopio del Polo Sur, y no pudieron ser enviados todos hasta que se reanudaron los vuelos después del largo invierno antártico. La mitad de esta información fue enviada al Instituto Max Planck de Astronomía en Bonn (Alemania), para ser procesados con datos de las otras estaciones EHT y completar el equivalente a un telescopio virtual del tamaño de la Tierra. Una vez completada la comparación de las grabaciones, puede comenzar el análisis final de los datos recogidos, y culminar este proyecto en las próximas semanas, según informa el EHT. En los últimos dos meses, el equipo ha estado trabajando en el procesamiento de un conjunto de datos preliminares que aún no incluía datos de la estación del Polo Sur. Usando este conjunto de datos, el equipo ha refinado los conductos de procesamiento de datos que se utilizarán para calibrar los datos, y también ha probado muchas de las herramientas de análisis que se usarán para crear imágenes y buscar firmas de fuertes efectos de gravedad en los horizontes de eventos de agujeros negros supermasivos.

Un agujero negro es un objeto con una masa comprimida tan grande y un campo gravitatorio tan intenso, que cualquier cosa que se aproximara a él quedaría atrapada y no podría volver a salir, ni siquiera la luz, como si el objeto atrapado hubiera caído en un agujero infinitamente hondo y no cesase nunca de caer. Aunque esta definición resulte medianamente comprensible, lo cierto es que los agujeros negros son un misterio de la astronomía. En este artículo, explicamos algunos de los datos más importantes que todo entusiasta de la astronomía debe conocer acerca de estos enigmáticos cuerpos celestes. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.