El Niño es culpable de derretir las plataformas de hielo de la Antártida

Glaciares de plataforma en el mar de Amundsen. /Povl Abrahamsen / flickr

Climatólogos estadounidenses cuantificaron la influencia de El Niño en el derretimiento de las plataformas de hielo en la parte occidental de la Antártida. El análisis de los datos del satélite de los últimos 23 años demostró que, a pesar del aumento de nieve y el crecimiento de la superficie glaciar, su masa total, durante este fenómeno, se reduce en gran medida debido al deshielo de las partes submarinas. Así lo escriben los científicos en la revista Nature Geoscience.

Los climatólogos estadounidenses, bajo la dirección de Fernando S. Paolo de la Universidad de California, en San Diego, analizaron los datos obtenidos por cuatro diferentes satélites de 1994 a 2017 año. Según estos datos, los científicos compilaron mapas de la altura de los glaciares, la temperatura, la precipitación, así como la fuerza y ​​la dirección del viento. Los científicos relacionaron las desviaciones de los valores obtenidos de la media con las fases de las corrientes superficiales del Pacífico (se observaron las fases más pronunciadas de El Niño 1997-1998 y La Niña 1999-2000).

Mapa de las regiones en la Antártida Occidental, en las cuales El Niño tiene el mayor impacto. /F. S. Paolo y otros / Nature Geoscience, 2018

Los resultados mostraron que durante El Niño, las plataformas de hielo que salen al mar de Amundsen, en la costa oeste de la Antártida, aumentan notablemente su volumen en la parte terrestre, pero se derriten bajo el agua. El primer efecto está relacionado con un cambio en la dirección y fuerza de los vientos sobre la parte sur del Océano Pacífico. Como resultado, el número de nevadas aumenta bruscamente y la altura de los glaciares aumenta. La intensificación de las cálidas corrientes oceánicas cerca de la costa conduce al derretimiento de las partes submarinas de los glaciares. Además, según los científicos, la masa de nieve es aproximadamente cinco veces menor que la masa de las partes que se derriten bajo el agua, durante el mismo periodo, debido a las corrientes cálidas. Es particularmente notable la influencia de las corrientes del Pacífico sobre las plataformas de hielo Dotson y Ross, en las plataformas restantes el efecto es mucho menor.

Mapa de anomalías de viento y temperatura en la costa del mar de Amundsen durante El Niño (izquierda) y La Niña (derecha). /F. S. Paolo y otros / Nature Geoscience, 2018

Durante La Niña el proceso es inverso: los vientos comienzan a soplar en la dirección opuesta, como resultado de lo cual bajan la temperatura y la cantidad de precipitación. Ello condujo a que durante 23 años de observaciones, la altura de las plataformas de hielo de la Antártida Occidental se redujera en cinco metros, es decir, 20 centímetros por año. Según los científicos, los resultados ayudarán a predecir la tasa de derretimiento de los glaciares antárticos en el futuro próximo. Además, se pueden usar para probar la aplicabilidad de los modelos de clima computarizados usados ​​actualmente.

Pero también hay otras razones para el derretimiento de glaciares continentales. En noviembre pasado la NASA, informó que han encontrado evidencia que existe una fuente de calor geotérmica bajo la Tierra de Marie Byrd, en la Antártida, que explica parte del derretimiento que crea los abundantes lagos y ríos que se encuentran bajo la capa de hielo.

Alexánder Dubov

Texto traducido por María Cervantes

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.