Esta piedra extraterrestre tiene una composición mineral nunca antes vista en nuestro Sistema Solar

Distintos pedazos de Hipatia, la piedra espacial que sorprende a los científicos 
Dr Mario di Martino, INAF Osservatorio Astrofysico di Torino

Hace poco tuvimos a Oumuamua, un visitante de otro sistema estelar que dejó sorprendidos  a los científicos, pero ahora hay otra piedra espacial que está llamando la atención de la comunidad científica.

De acuerdo a un estudio realizado por científicos sudafricanos, y publicado en el journal Geochimica et Cosmochimica Acta, una piedra espacial encontrada en Egipto contiene minerales nunca antes vistos.

Según los investigadores, la piedra de nombre Hipatia (en honor la filósofa y científica de Alexandría del siglo IV) contiene compuestos micro-minerales que no se conocen ni en la Tierra, ni en los meteoritos, ni dentro del Sistema Solar.

En 2013, los investigadores anunciaron que la piedra Hipatia, encontrada en el sudoeste de Egipto, no tenía un origen terrestre. Un análisis posterior reveló que la piedra estaba rellena de diamantes y no provenía de ningún cometa o meteorito conocido: sus características combinadas eran únicas entre los materiales extraterrestres conocidos.

En un comienzo se planteó que podría tratarse de un fragmento del núcleo de un cometa destrozado al momento de chocar con la Tierra, otra hipótesis descubrió que se había formado en un ambiente frío. Ahora un equipo de investigadores de la Universidad de Johannesburgo ha analizado la matriz carbonosa de la piedra, y ha encontrado que falta el silicato que suele distinguir a los materiales interplanetarios que han caído a la Tierra. Además, Hipatia contiene minerales que parecen ser anteriores al Sol.

Como una “torta de frutas”

Para poder estudiar la piedra, los investigadores compararon su estructura interna con la del pastel de frutas que se cayó de un estante y se hizo añicos. "Podemos imaginarnos la masa mal mezclada de un pastel de frutas representando la mayor parte de la pieda Hipatia, lo que llamamos dos 'matrices mixtas' en términos de geología", dijo el investigador principal Jan Kramers.

"Las cerezas glaceadas y nueces en la torta representan los granos minerales encontrados en inclusiones de Hypatia. Y la harina que desempolva las grietas de la torta caída representa los materiales secundarios que encontramos en las fracturas de Hipatia, los cuales provienen de la Tierra", agregó.

La piedra es solo un pequeño trozo de la "torta" original, que se cree fue de varios metros de diámetro. Sin embargo, su composición revela mucho sobre el todo. Los meteoritos no metálicos se llaman condritas y, desde el punto de vista de la composición, se parecen mucho a la Tierra, con una pequeña cantidad de carbono y una gran cantidad de silicio.

Hipatia es lo opuesto, con mucho carbono y muy pequeñas cantidades de silicio. "Aún más inusual", agregó Kramers, "la matriz contiene una gran cantidad de compuestos de carbono muy específicos, llamados hidrocarburos poliaromáticos, o PAH, un componente principal del polvo interestelar, que existía incluso antes de que se formara nuestro sistema solar. "El polvo interestelar también se encuentra en cometas y meteoritos que no se han calentado durante un período prolongado en su historia", agregó.

Dr Mario di Martino, INAF Osservatorio Astrofysico di Torino

Composiciones químicas nunca antes vistas

Algunos de los PAH en Hipatia se convirtieron en algún momento en diamantes submicrométricos, probablemente en su impacto con la Tierra. Pero otros hallazgos fueron aún más peculiares. Los investigadores encontraron aluminio en su forma metálica pura, algo que, hasta donde se sabe, ocurre raramente en el Sistema Solar.

También encontraron carburo de silicio (también conocido como moissanita) y fosfato de yodo de plata en formas altamente inesperadas. Y un compuesto que consiste principalmente en fósforo y níquel, sin hierro, una composición mineral nunca antes vista.

En conjunto, estas características sugieren que Hipatia está hecha de materiales inalterados que son anteriores al Sol, pero que la propia piedra probablemente se formó después del Sol, porque se necesita una nube densa como una nebulosa solar para formar objetos más grandes.

Este descubrimiento desafía a nuestros modelos de formación planetaria que supone que el material está distribuido uniformemente por todo el disco protoplanetario. Sin embargo se necesita más investigación para comprender mejor el hallazgo.

"Hipatia se formó en un ambiente frío, probablemente a temperaturas inferiores a la del nitrógeno líquido en la Tierra (-196 grados Celsius). En nuestro sistema solar habría estado mucho más alejado que el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, de donde provienen la mayoría de los meteoritos”, dijo Kramers.

"Los cometas provienen principalmente del Cinturón de Kuiper, más allá de la órbita de Neptuno y unas 40 veces más lejos del Sol que nosotros. Algunos provienen de la Nube de Oort, incluso más lejos”, continuó. “Nuestra siguiente pregunta profundizará en el origen de Hipatia", finalizó.

Esta es la segunda vez en lo que va del año que se habla de “misteriosos componentes espaciales”, hace una semana expertos químicos salieron a desmentir las afirmaciones de un periodista del New York Times que decía que existían “aleaciones alienígenas” en unos edificios en Las Vegas.

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.