Nuevas estimaciones sobre el calentamiento global descartan los escenarios más extremos

La investigación ha reducido la incertidumbre en un 60%. /Pixabay

La sensibilidad climática es el calentamiento global esperado a largo plazo si el dióxido de carbono (CO2) atmosférico se estabiliza en niveles que doblen los preindustriales. Y durante 25 años, se ha estimado en un rango bastante impreciso de 1,5ºC-4,5ºC. Ahora, un nuevo estudio publicado en Nature ha reducido la incertidumbre en un 60%, y la buena noticia es que descarta los escenarios más extremos de calentamiento global.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Exeter (Reino Unido), aleja su enfoque de las tendencias de calentamiento global hasta la fecha, y en su lugar estudia las variaciones en las temperaturas globales anuales. "Gran parte de la ciencia del clima consiste en verificar las tendencias generales de los datos y compararlos con los resultados del modelo climático, pero las variaciones año a año pueden decirnos mucho acerca de los cambios a largo plazo que podemos esperar en un sistema físico como el clima de la Tierra ", explica Chris Huntingford, del Centro de Ecología e Hidrología de la universidad británica y coautor del estudio.

2,8 grados de calentamiento

El equipo obtuvo un rango de sensibilidad climática de 2,8 +/- 0,6 ºC, reduciendo la gran incertidumbre que se ha manejado durante un cuarto de siglo. Los científicos llevaron a cabo cálculos para calcular una medida de las fluctuaciones de temperatura que revela la sensibilidad climática. La métrica también se puede estimar a partir de las observaciones del clima, lo que permite que la línea del modelo y las observaciones se combinen para realizar estimaciones más exactas.

El trabajo prácticamente excluye opciones muy bajas o muy altas. “Ahora sabemos mejor lo que necesitamos. La sensibilidad climática es lo suficientemente alta como para demandar acción, pero no tanto como para que sea demasiado tarde para evitar el peligroso cambio climático global ", concluyen los científicos.

Sin embargo, las evidencias del calentamiento global no dejan de aparecer. El año que acaba de terminar, 2017, fue el más cálido registrado en los océanos mundiales, según un análisis oceanográfico actualizado del Instituto de Física Atmosférica (IAP) de la Academia de Ciencias de China, lo que resultó en un aumento del nivel del mar global de 1,7 milímetros. Y por otro lado, hace unos días, el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S), implementado por el Centro Meteorológico Europeo (ECMWF), ofreció los primeros conjuntos de datos de temperatura completos para 2017. Según sus conclusiones, la temperatura del aire superficial promedio global superó los 14,7ºC en 2017, lo que significa que el año pasado completa un trío de años excepcionalmente cálidos.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.