Mujer tosió tan fuerte que se rompió una costilla

Tos ferina provocó la ruptura de una costilla en una mujer estadounidense. 

Si padeces de ataques de tos a menudo, o tienes alguna enfermedad respiratoria que te provoque este tipo de síntomas, más te vale tratarlo de inmediato o evitar en lo posible que estos reflejos sean muy fuertes.  Una mujer en Massachusetts, EEUU, que padece de “tos convulsiva”, se rompió una costilla en un episodio de tos “espasmódico”, según un estudio publicado en The New England Journal of Medicine.

La mujer, de 66 años, fue al doctor para reportar un cuadro de tos seca que duró unas dos semanas, además de un dolor bastante intenso en su costado derecho. Inicialmente se le diagnosticó una infección respiratoria viral (un resfriado o la gripe), pero no mejoró luego de 5 días.

El médico de la mujer de esta historia detectó que su paciente tenía un moretón grande en su costado derecho, entre la caja torácica y su cadera, y que la mujer sentía dolor en su pecho cuando los médicos tocaban el área.

Un escaneo de su pecho y abdomen revelaron que tuvo una “fractura desplazada” de su novena costilla en su lado derecho, indicó el reporte. Esto no significa otra cosa que el hueso se rompió, y que las dos partes de la costilla se separaron.

Qué es la tos ferina o convulsiva

Este tipo de tos es una enfermedad respiratoria causada por una bacteria llamada Bordetella pertussis, de acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC). Los primeros síntomas pueden hacer recordar a un resfriado, con la nariz goteando o una fiebre mediana. Pero una o dos semanas después, los infectados pueden desarrollar una tos violenta. Durante estos episodios, una persona infectada podría toser repetidas veces sin parar, hasta que el aire se va de los pulmones. Al inhalar aire nuevamente, provoca un sonido característico.

La enfermedad es aún más seria en infantes, pero en adultos puede experimentar complicaciones: un 4% de adultos con tos ferina puede padecer de la ruptura de una costilla.

La mujer estadounidense recibió la vacuna correspondiente, conocida como Tdap (para la difteria, la tos ferina/tosferina) y el tétanos). Ya que la efectividad de la vacuna decae con el tiempo, se recomienda una aplicación cada 10 años. Adicionalmente, la mujer fue tratada con antibióticos y necesitó de una cirugía para reparar su costilla fracturada. Afortunadamente, se recuperó al 100%.

Los estornudos mal abordados también pueden ser causar de daños colaterales bastante dolorosos. Por ejemplo, contener totalmente un estornudo bloqueando la nariz y la boca puede causar un daño físico grave. Le ocurrió a un hombre de 34 años que fue tratado en Inglaterra por una ruptura de tejidos en la garganta, producida por la represión de un gran estornudo.

 

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.