Las luces de las ciudades atraen a las aves migratorias

Dave Inman / Flickr.com

La iluminación artificial de las ciudades atrae a las aves durante la migración estacional y muchas de ellas prefieren descansar en lugares habitados, según un artículo de Ecology Letters. Según los científicos, este cambio en el comportamiento de los animales puede conllevar un riesgo para las propias aves y para el medio ambiente.

El problema de la contaminación lumínica del medio ambiente ha preocupado por mucho tiempo a los investigadores. En los últimos cuatro años, el área donde ha aparecido alumbrado nocturno ha aumentado aproximadamente un 9.1%. Y en áreas ya iluminadas, la intensidad aumenta en un promedio de 2.2% anual. Esta tendencia es una amenaza para muchos organismos vivos, incluidas las aves.

Un equipo de zoólogos de la Universidad de Delaware (EE.UU.) siguió el movimiento de migración hacia el sur de las aves de América del Norte durante siete años . Con 11 radares meteorológicos, compilaron un mapa de las paradas intermedias que hicieron los animales en su camino. Para determinar el motivo de elección de un lugar de descanso por las aves y no confundir los factores naturales y antropogénicos, los investigadores utilizaron el aprendizaje automático en sus modelos y consideraron las peculiaridades del terreno.

El equipo analizó la distribución de aves cerca de las áreas más brillantes en el noreste de Estados Unidos, por ejemplo, cerca de Boston, Nueva York, Filadelfia, Baltimore y Washington. Los resultados mostraron que la densidad de las aves aumentó a medida que se acercaban a estas ciudades. El efecto era notorio desde una distancia de, aproximadamente, 200 kilómetros.

Los zoólogos también pusieron atención a que el mayor número de aves prefería ubicarse en los patios traseros de las casas y en los parques urbanos. Es probable que cuando los animales migratorios son atraídos a las ciudades, busquen un hábitat adecuado. Esto los puede dañar no solo a ellos, sino también al medio ambiente, ya que una gran cantidad de aves intentan caber en un área pequeña con recursos limitados.

Según los científicos, la contaminación lumínica también puede conducir a un aumento de la mortalidad de aves migratorias. Las luces de los edificios confunden a las aves migratorias, que se lesionan o mueren en una colisión con los rascacielos. Además, al detenerse lejos de los densos bosques, los animales no siempre pueden encontrar la cantidad necesaria de alimentos y reponer la energía consumida. Para resolver estos problemas, los autores sugieren identificar paradas clave en el camino de las aves e introducir allí una política de eficiencia energética que regule el alumbrado nocturno artificial.

Esta iluminación constante también ha ocasionado que la mitad de Europa y un cuarto de Norteamérica sufran una pérdida de la noche generalizada, una situación en la que se modifican los ciclos horarios. 

Kristina Ulasovich

Texto traducido por María Cervantes

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.