Chile pierde al antipoeta, físico y matemático Nicanor Parra a sus 103 años

El poeta chileno Nicanor Parra murió a los 103 años en su casa de Las Cruces, Chile. Su familia confirmó su deceso, anunciado en medios chilenos e internacionales.

Parra, quien se autodenominaba un “antipoeta”, rechazó las técnicas poéticas tradicionales. Su obra empleó lenguaje directo antes que el lenguaje adornado y a menudo con un oscuro sentido del humor.

El 2011 ganó el premio Cervantes, el reconocimiento literario más prestigioso del mundo hispano. Pidió, alguna vez a sus colegas poetas, que “bajaran del Olimpo” y se entremezclaran con el mundo real. Sugirió que los poetas jóvenes se liberaran de lo convencional.

Parra también fue físico y matemático. Precisamente, su libro más renombrado, “Poemas y Antipoemas”, lo escribió mientras estudiaba cosmología en la Universidad de Oxford, entre 1949 y 1951. Fue también catedrático, enseñando física teórica en la Universidad de Chile por casi cuatro décadas.

Alguna vez dijo: "Hago física para ganarme la vida y poesía para mantenerme vivo".

La presidenta Michelle Bachelet escribió que “Chile perdió uno de los más grandes autores de la historia de la literatura chilena”. Durante un evento en el que estaba nombrando a su equipo de gobierno, el presidente electo Sebastián Piñera también rindió honores a Parra.

El autor fue nominado cuatro veces a Premio Nobel de Literatura, pero nunca se lo concedieron. Fue miembro de una familia de artistas: su hermana Violeta Parra es una compositora de prestigio en su país, mientras que su hermano Roberto también se dedicó a la música folklórica.

Destacó en la ciencia

En 1933 Parra ingresó al Instituto Pedagógico de Chile, donde cursó Matemáticas y Física. Posteriormente, en 1943, viajó a Estados Unidos para estudiar un posgrado en mecánica avanzada en la Universidad Brown. Se especializó además en indeterminación y relatividad, y luego fue profesor titular de Mecánica Racional en la Universidad de Chile. Desde 1948, ocupó el cargo de director interino de la Escuela de Ingeniería de aquella alma mater, donde permanecería por 20 años.

En 1949, gracias a una beca del Consejo Británico, se fue a estudiar cosmología por dos años a Oxford, Inglaterra.

Menciones a la ciencia en su poesía

Su relación con la ciencia también se evidenció en su obra, pese a no ser el tema citado mayoritariamente en sus versos. Uno de los poemas en que se aprecian conceptos físicos y tecnológicos es en Los vicios del mundo Moderno, de «Poemas y antipoemas» (1954). En este poema, de más de cien versos, se puede leer: 

La desintegración del átomo El humorismo sangriento de la teoría de la relatividad

Los accidentes aeronáuticos

Los industriales modernos sufren a veces el efecto de la atmósfera envenenada, junto a las maquinas de tejer suelen caer enfermos del espantoso mal de sueño.

Aquí, una alusión a Albert Einstein en su obra «Artefactos» (1972). Más que tratarse de un libro, esta obra es en realidad una caja que incluye en su interior 242 tarjetas postales con eslóganes e ilustraciones, siendo un trabajo completamente vanguardista para su época.

"Artefactos", de Nicanor Parra (Chile, 1914)

Aquí, compartimos un poema que Parra le dedicó a Yuri Gagarin, el primer ser humano en viajar al espacio exterior, de la obra «Canciones Rusas» (1967).

Las estrellas se juntan alrededor de la tierra
Como ranas en torno de una charca
A discutir el vuelo de Gagarin.

Ahora sí que la sacamos bien:
¡Un comunista ruso
Dando de volteretas en el cielo!
Las estrellas están muertas de rabia
Entretanto Yuri Gagarin
Amo y señor del sistema solar
Se entretiene tirándoles la cola.

 

Como hombre de formación científica, Parra escribe y denuncia, y puede usar términos que quizás a otros creadores les sea difícil asimilarlos, de acuerdo al análisis de Julio Fabián, profesor asociado de la Universidad de San Marcos.

“El buen científico no investiga para trascender, lo hace porque hay una curiosidad innata en su humanidad, esto podría ser el caso de Parra. El físico, frío y solitario, unido al versificador han creado poesía escrita desde otro punto de vista. Si Parra no hubiese sido físico quizás no hubiese ser creador de sus famosos antipoemas. Es el quizás el único físico de habla hispana cuya obra poética tiene importancia mundial”.

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.