Astrofísico estadounidense propone una nueva definición de planeta

Concepción artística de una enana marrón de tipo-T. /Wikipedia

En 2006, la Unión Astronómica Internacional redefinió el concepto de planeta, y como consecuencia, perdimos a Plutón de la lista de nueve del Sistema Solar. Su premio de consolación fue dar nombre al grupo de los que se quedaron fuera: los plutoides, o planetas enanos. Ahora, en un artículo publicado en Astrophysical Journal, Kevin Schlaufman, profesor del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad Johns Hopkins (EE.UU.), afirma que ha llegado el momento de volver a revisar lo que entendemos por planeta: ha propuesto que los objetos que superen en diez veces la masa de Júpiter abandonen la clsificación y se consideren enanas marrones.

Según el científico, las mejoras en la tecnología y las técnicas de observación astronómica que han permitido descubrir muchos más sistemas planetarios fuera de nuestro sistema solar permiten esclarecer un límite superior de masa a los planetas. Durante décadas, las enanas marrones han planteado un problema para los científicos: resulta complicado distinguir las de masa baja de los planetas especialmente masivos, y la masa no es un indicador fiable. En principio, estos cuerpos son más masivos que los planetas, pero menos que las estrellas más pequeñas, pero lo verdaderamente identitario es su formación.

La investigación, basada en observaciones de 146 sistemas solares, revela que los planetas como Júpiter se forman de dentro hacia afuera construyendo primero un núcleo rocoso que posteriormente se envuelve en una envoltura gaseosa masiva; mientras que las estrellas y enanas marrones se forman de manera inversa, cuando las nubes de gas se colapsan por su propio peso.

Dime con quién andas...

Según Schlaufman se puede reconocer un planeta, no solo por su tamaño, sino también por su compañía: los planetas gigantes como Júpiter casi siempre se encuentran orbitando estrellas que tienen más hierro que nuestro sol, ya que esos elementos proporcionan las semillas de la formación de planetas.

Schlaufman descubrió que los objetos con aproximadamente 10 veces la masa de Júpiter no orbitan estrellas con muchos elementos que forman rocas y, por lo tanto, es poco probable que se formen como planetas. Por esa razón, y aunque es posible que los datos nuevos puedan cambiar las cosas, ha propuesto que los objetos que superan los 10 Júpiter en masa se consideren enanas marrones, no planetas.

El primer terremoto en la clasificación de planetas sucedió tras el descubrimiento de Eris, hace 13 años, que se presentó como posible décimo planeta del Sistema Solar. El planeta enano que estrenó la lista de plutoides tarda 557 años terrestres en completar una sola órbita alrededor del Sol; su órbita se encuentra fuera del plano de los planetas del Sistema Solar y se extiende por fuera del Cinturón de Kuiper, una zona de restos helados más allá de la órbita de Neptuno. Los científicos creen que las temperaturas superficiales varían entre -217ºC y -243ºC, y a menudo se encuentra tan lejos de su estrella que su atmósfera se derrumba y se congela en la superficie, como una capa de barniz helado. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.