¿Por qué bostezamos? Seis explicaciones científicas

Pixabay

Seguramente lo hiciste cuando tenías sueño, cuando estabas aburrido o simplemente porque viste a alguien más hacerlo. Existen, probablemente, mil explicaciones populares más para este fenómeno mundial: el bostezo. Sin embargo, realmente el porqué de esta acción, que se presenta incluso en muchos animales, es poco conocida. Los científicos han batallado en los últimos años para averiguar la verdadera razón y han llegado a unas cuantas hipótesis que te mostramos a continuación.

Tienen un aspecto erótico

Sí, probablemente un bostezo tuyo no hará que todos caigan a tus pies. Sin embargo, existen algunos indicios que relacionan esta acción con la actividad sexual. Un estudio realizado por la Universidad Vrije (Holanda) sugiere que los bostezos tienen un lado erótico, un aspecto sexual. El estudio compara un bostezo con un miniorgasmo, aunque termina concluyendo que cada individuo es totalmente diferente.

Nos ayudan a obtener más oxígeno

Por otro lado, tenemos a Mark Andrews, profesor asociado de fisiología en la Universidad de Lake Erie (Ohio, EE.UU.), quien cree que a pesar de que el bostezo puede ser señalado como una reacción de  cansancio, también es señal de que algo sucede en nuestro cuerpo. Para el científico, este es un reflejo que se produce cuando el núcleo paraventricular (PVN) del hipotálamo detecta insuficientes niveles de oxígeno en la sangre. Este núcleo contiene varios mensajeros químicos que pueden inducir bostezos, como la dopamina, la glicina, la oxitocina y la hormona adrenocorticotrópica, según informa Scientific American.

Refrigeran nuestro cerebro

Según esta hipótesis, que además parece ser la más aceptada, el bostezo funciona como un sistema de ventilación para nuestro cerebro. Se sabe que nuestra cabeza consume hasta una tercera parte de las calorías que ingerimos y ello se traduce en un incremento sustancial de la temperatura. Al bostezar, una gran cantidad de aire frio entra por nuestra cavidad nasal enfriando la sangre de nuestras venas en esa zona. Casualmente, el aire frio permite mantener nuestro estado de alerta. Dos estudio de la Universidad de Princeton y de la Universidad de Albany (EE.UU.) apoyan esta hipótesis.

Son acciones vestigiales

Richard Roberts, del Centro de Diagnóstico Genético y Prenatal en Signal Mountain (EE.UU.) explica a NewScientist que la razón es otra. El científico estudió ultrasonidos de una hora de fetos con posibles problemas médicos. Sus exploraciones mostraron que los bebés bostezan e hipan desde las 11 semanas. Asegura que estas acciones reducen la presión en los pulmones y eliminan las redes de tejido que pueden bloquear las vías respiratorias. Además sostiene que estos movimientos persisten en los adultos como un comportamiento sobrante que no sirve para nada.

Funcionan como un sistema de comunicación y empatía

Un estudio publicado en Neuroscience & Biohevavioral Reviews indica que el bostezo es una forma de comunicación que está relacionada fuertemente con el nivel de empatía de cada individuo. Según el trabajo, ayuda a acercar a los miembros de un grupo. Pero la evidencia a este respecto no es concluyente e inconsistente, se necesita obtener más datos sobre esta relación.

Nos ayudan a reducir la ansiedad y mejorar nuestra atención

Según una investigación publicada en American Journal of Primatology, para la que se estudiaron dos especies de lémures, los bostezos pueden estar relacionados a los niveles de ansiedad: estos animales bostezan poco después de ser amenazados por un depredador. Se cree que además eleva los niveles de cortisol, una hormona liberada en respuesta al estrés para mantenernos alerta.

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.