Los pavos europeos modernos proceden de México, donde se les trataba como dioses

Pichón de pavo doméstico. /Wikipedia

Los ancestros de los pavos europeos modernos provenían de centroamérica. Esto es lo que se desprende de una nueva investigación publicada en Royal Society Open Science sobre los orígenes de estas aves en el México precolombino, que también concluye que los pavos no solo fueron apreciados por su carne, sino que tuvieron una gran importancia cultural en rituales y sacrificios entre mayas y aztecas.

Los investigadores, de las universidades canadienses de York y Simon Fraser, el Instituto de Antropología e Historia de México y la Universidad Estatal de Washington (EE.UU.) estudiaron los restos de 55 pavos descubiertos en Mesoamérica (área que se extiende desde el centro de México hasta el norte de Costa Rica y acogió a las sociedades precolombinas como mayas y aztecas) que vivieron entre el 300 a.C. y el 1500 d.C. Analizando el ADN antiguo de las aves, los investigadores pudieron confirmar que los pavos europeos modernos descienden de ancestros mexicanos.

El equipo también consiguió saber qué comían estas aves ancestrales, calculando las proporciones de isótopos de carbono en sus huesos. Así, descubrieron que los pavos engullían cultivos humanos como el maíz en cantidades crecientes, especialmente en los siglos previos a la exploración española, lo que implica una cría más intensiva de las aves. Curiosamente, la intensificación gradual de la cría de pavos no se correlaciona directamente con un aumento en el tamaño de la población humana, un vínculo que se encontraría si los pavos se criaran simplemente como una fuente de nutrición.

Mascotas y dioses

La mayoría de los pavos que se estudiaron no habían sido comidos. El estudio ha encontrado evidencias de que la carne de ciervo y conejo fue una opción de comida más popular para las personas en las sociedades precolombinas que la de los pavos, que probablemente se preservaban por su papel simbólico y cultural. Algunos de ellos fueron encontrados enterrados en templos y tumbas humanas, tal vez como mascotas que les acompañaran en el más allá, cuentan los investigadores. “Esto encaja con lo que sabemos sobre la iconografía de la época, donde vemos pavos representados como dioses y que aparecen como símbolos en el calendario”.

Algunos de los huesos de pavo se descubrieron fuera del rango natural de la especie, esto podría indicar que hubo un comercio próspero de aves vivas a lo largo de las rutas comerciales en expansión de Mesoamérica. Los investigadores afirman que el pavo fue el primer animal, aparte del perro, que la gente en esta zona comenzó a domesticar.

Algunos de los restos que analizaron los investigadores eran de un primo del pavo común: el pavo ocelado de plumaje brillante. En un extraño giro, los investigadores encontraron que las dietas de estas aves más ornamentadas permanecían en gran parte compuestas de plantas e insectos silvestres, lo que sugiere que se las dejó vagar libremente y nunca fueron domesticadas. El hecho de que fueran tratadas de forma diferente todavía es un misterio.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.