En Europa, el consumo de energía renovable supera por primera vez al carbón

La energía eólica contribuyó en un 19%. /Pixabay

En 2017, la Unión Europea (UE) consumió, por primera vez, más electricidad proveniente de fuentes renovables que del carbón, según un informe publicado por los centros para el estudio del cambio climático Sandbag (Reino Unido) y Agora Energiewende (Alemania).

En 1990, en los países de la UE, el 62% de las emisiones de gases de efecto invernadero las producían los combustibles fósiles: petróleo, gas y, sobre todo, carbón (en este cómputo se excluía el transporte). En 2011, los países miembros de la Comunidad Económica Europea (CEE) se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para 2030 en comparación con 1990. Para ello, se desarrollaron plantas de energía que operan con fuentes de energía renovables (eólica, solar y biocombustible), controlan el consumo de electricidad y reducen las emisiones de dióxido de carbono.

Por lo que cuenta el informe del año pasado, el consumo de electricidad en la CEE ha aumentado ligeramente (en un 0,7%), pero, por otro lado, ha aumentado en un 12% la producción de las fuentes renovables (viento, sol y biocombustibles), a 679 teravatios por hora. De entre todas, la energía eólica ha realizado la mayor contribución, abasteciendo en un 19%. 

La mejor noticia es que parece que la tendencia global es similar: en 2016, la tasa de crecimiento de las plantas de energía solar en todo el mundo por primera vez fue más alta que las tasas de desarrollo del carbón. Según la Agencia Internacional de Energía, el aumento en la capacidad de las plantas de energía solar alcanzó 74 gigavatios, mientras que el carbón se estancó en 57 gigavatios.

Y dando un paso más, Holanda (o Países Bajos) expresó en octubre su deseo de terminar con la energía producida por carbón para 2030. Según informa Climate Home News, todas las centrales eléctricas de carbón del país habrán cerrado para esa fecha, y esto incluye tres plantas fabricadas hace apenas dos años, en 2015, consideradas especialmente eficientes.

Esta decisión, tomada por el nuevo gobierno holandés, marca el comienzo del fin de las plantas de carbón en el país europeo y se suma al anuncio de planes para prohibir todos los automóviles con gasolina y diesel para el mismo año. Además de eliminarlo, este estado también establecerá un precio base de carbón y buscará asegurarse de que esta norma no haga que sea más barato para las compañías usar carbón en otros lugares.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.