Tratamientos contra el cáncer de mama aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca

Algunos tratamientos de cáncer de mama pueden causar el debilitamiento del músculo cardíaco. /Pixabay

Las enfermedades del corazón y el cáncer de mama comparten una serie de factores de riesgo, que incluyen la edad avanzada, la mala alimentación, los antecedentes familiares, la inactividad física y el consumo de tabaco. Según publica ahora la Asociación Americana del Corazón en la revista Circulation, el tratamiento para el cáncer de mama puede provocar un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluida la insuficiencia cardíaca.

Los supervivientes de este tipo de tumores, especialmente las mujeres mayores de 65 años, tienen más probabilidades de morir de enfermedades cardiovasculares que de cáncer de mama, lo que, como subrayan los expertos en un comunicado, pone de manifiesto la importancia de controlar con eficacia los factores de riesgo de enfermedad cardíaca durante y después del tratamiento del cáncer.

Afirman que algunos tratamientos, como las terapias dirigidas a HER-2, un tipo específico de cáncer de mama, pueden causar el debilitamiento del músculo cardíaco, una condición conocida como insuficiencia cardíaca. En algunos casos, explican, la reducción en la función cardíaca es temporal y el cese del tratamiento o la adición de medicamentos para el corazón pueden mejorar la función. Pero en algunos pacientes con cáncer de mama, la insuficiencia cardíaca puede ser permanente.

Medicamentos y dieta sana

Algunos estudios pequeños sugieren que ciertos agentes de quimioterapia comunes pueden reducir los riesgos de enfermedad cardíaca cambiando la forma de administrarlo: la doxorrubicina es un medicamento de quimioterapia que se utiliza en la terapia del cáncer de mama y que puede provocar daños en las células del corazón, pero estas investigaciones han demostrado que cuando se administra de forma lenta, los pacientes pueden tener un menor riesgo de insuficiencia cardíaca. Recientemente también se aprobó un medicamento llamado dexrazoxano, que según el comunicado de la asociación, podría reducir el daño celular en pacientes con cáncer de mama metastásico que reciben altas dosis de doxorrubicina. Los investigadores reconocen que se necesitan más estudios para confirmar si los resultados de los estudios más pequeños se observan en grupos más grandes de pacientes.

Otros tratamientos, como la radiación, pueden afectar las arterias del corazón y causar el desarrollo de enfermedades o bloqueos de la arteria coronaria. Algunos agentes de tratamiento del cáncer de mama, como las antraciclinas, pueden provocar ritmos cardíacos anormales que en algunos pacientes son benignos, pero que en otros pueden provocar arritmias cardíacas. Y, algunos tratamientos, como los antimetabolitos, pueden causar espasmos en las arterias del corazón, lo que puede causar síntomas de dolor en el pecho, pero también provocar ataques cardíacos.

Además, el hecho de que estas enfermedades compartan algunos factores de riesgo sugiere que hay opciones de estilos de vida, como evitar el colesterol, no fumar, controlar la presión arterial y llevar un estilo de vida saludable que se resume preincipalmente en dieta sana y ejercicio, que podrían ayudar a disminuir los riesgos de desarrollar ambas enfermedades.

De hecho, según concluyeron el año pasado investigadores canadienses que realizaron un meta-análisis a una docena de estudios oncológicos, uno de los métodos principales para prevenir el cáncer de mama recurrente es el ejercicio físico: basta con 150 minutos semanales de intensidad moderada, distribuido de manera equitativa durante siete días; o 75 minutos de máxima intensidad una vez por semana, incluido dos o tres días de entrenamiento funcional que incorpore a todos los grandes grupos musculares. Esta actividad física está asociada, aseguran, con la disminución en un 41% de la mortalidad del cáncer de mama después de su tratamiento.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.