El futuro de la moda según MIT: accesorios que cambian de color

CSAIL / MIT

El Massachusetts Institute of Technology – MIT es famoso por crear tecnologías avanzadas que ayudan a cambiar las vidas de millones de personas. Las invenciones nacidas de esta casa de estudio van parar a distintos rubros como medicina, computación, espacio, etc. Ahora, una nueva innovación parecerá dirigirse a un campo olvidado: la moda.

Resulta que casi todo lo que usamos viene en un color fijo, y este no va a cambiar a menos que se trate del desteñido usual por el uso. Pero un equipo de investigadores del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del MIT ha ideado una forma de crear objetos que puedan alternar entre diferentes colores. Por ejemplo, se podría fabricar un anillo que pueda cambiar de rojo a verde, rápida y fácilmente.

Si bien la investigación aún no ha sido revisada por pares y los investigadores solo han trabajado con plástico impreso en 3D, creen que el concepto podría aplicarse a otros artículos, como las prendas de vestir.  

El sistema, llamado ColorFab, funciona con tintas fotocrómicas que se pueden encender y apagar entre estados transparentes y coloreados cuando se exponen a ciertas longitudes de onda de luz UV.

Con esas tintas especiales, los investigadores crearon un patrón denso y multicolor de vóxeles (píxeles en 3D) y utilizaron un sistema de luz ultravioleta y proyectores de luz regulares para activar y desactivar los vóxeles que querían.

Los colores permanecen visibles después de haber sido activados, incluso fuera de la luz ultravioleta; y la luz del sol los activa ni desactiva, por lo que no es necesario preocuparse de que los objetos cambien de color en el momento en que el usuario salga de casa. Sin embargo, los colores sí se desvanecen después de varias semanas y deben reactivarse.

 

El equipo comenzó el experimento con una impresión 3D porque "pintar a mano un patrón multicolor tan denso en la superficie del objeto no es factible", decía la investigación, que incluye detalles sobre cómo otros pueden imprimir en 3D con tintas fotocromáticas. En teoría, el concepto debería funcionar en cualquier superficie que se pueda imprimir con el patrón de voxels fotocrómicos.

El equipo del MIT dice que debido a que su impresora 3D no tiene una resolución muy alta, los colores en sus ejemplos de prueba de concepto no se ven saturados, se puede ver fácilmente el patrón multicolor. "Uno de nuestros objetivos es mejorar la granularidad de la impresión", dice Stefanie Mueller, la profesora de CSAIL que dirigió el desarrollo de ColorFab.

En su artículo, el equipo escribe que "los futuros avances en hardware probablemente aumentarán la resolución en varios órdenes de magnitud." A medida que la resolución aumenta, el patrón dejará de parecer una red multicolor y se verá cada vez más como un solo color.

El equipo también está trabajando para mejorar el proceso de otras maneras. En este momento, toma aproximadamente 23 minutos de exposición a los rayos UV para que un objeto cambie de color. Eso podría acelerarse, dicen, con una luz más potente, o usando más tintes sensibles a la luz.

Distintos tonos de colores
MIT  CSAIL

Los investigadores creen que esta tecnología podría un día permitir que las personas combinen rápidamente accesorios con conjuntos, o dejar que las tiendas minoristas cambien el color de la ropa u otros artículos en el lugar para los clientes.

El objetivo a largo plazo del equipo, "es permitir a los usuarios volver a colorear objetos mientras viajan usando un teléfono inteligente con un microproyector integrado y luz ultravioleta", afirman los científicos en su estudio. Será definitivamente interesante ver cómo funciona este concepto en la vida real.  

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.