En el Universo habría estrellas y planetas enteros hechos de materia oscura

Nebulosa de Orión
Wikimedia Commons

La materia oscura, esa misteriosa (valga la redundancia) materia que corresponde al 27% del universo y que no interactúa con la luz, podría tener una estructura más familiar de lo que pensábamos.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Rutgers y prepublicado en el sitio Arxiv, la materia oscura podría estar compuesta por partículas similares a los protones y electrones en el sentido de que podrían perder energía, lo que les permite agruparse y formar cuerpos como estrellas o planetas.

Los astrónomos han notado durante mucho tiempo una diferencia crucial entre la materia oscura y la materia de la que estamos compuestos: una colapsa y la otra no. Los átomos de nuestra materia irradian energía a través de una fuerza llamada electromagnetismo, permitiendo que sus órbitas se encojan. Si suficientes átomos hacen esto, estos colapsan para formar objetos compactos como estrellas, planetas e incluso nosotros.

Sin embargo, la materia oscura no parece colapsar. En cambio, solo existe en las escalas más grandes, en halos lisos y gigantes que rodean las galaxias. Y si no colapsa, entonces no siente la fuerza del electromagnetismo. "Es una buena conjetura", dice Dan Hooper en el Fermi National Accelerator Laboratory Illinois a New Scientist.

Pero Matthew Buckley en la Universidad de Rutgers (UR) en Newark, Nueva Jersey, sugiere que la conjetura podría ser incorrecta. Su equipo argumenta que la materia oscura podría parecerse a la materia ordinaria, ya que podría estar compuesta de dos tipos de partículas cargadas: una pesada como un protón y otra liviana como un electrón. De esta forma, las partículas sí sentirían la fuerza del electromagnetismo.

Lo bueno de este modelo es que sigue explicando el halo a gran escala alrededor de la Vía Láctea. Aunque también significa que la materia oscura podría agruparse para formar 'objetos oscuros' análogos a nuestras estrellas y planetas, dice el coautor Anthony DiFranzo.

Tal vez el halo de materia oscura que rodea a cualquier galaxia no sea liso, como se supuso anteriormente; sino que esté compuesto de subestructuras más pequeñas, tal y como ocurren en el disco de la Vía Láctea, el cual está compuesto de pequeños grupos de polvo y estrellas.

Aunque solo se trata de una hipótesis, se espera que los próximos telescopios permitan a los científicos investigar la materia oscura en escalas más pequeñas. La gravedad de esos objetos más pequeños, por ejemplo, atraerá a las estrellas, haciendo que se muevan muy levemente hacia los objetos oscuros.

Ese movimiento podría ser visible desde telescopios como Gaia de la Agencia Espacial Europea, que se lanzó en 2013 para determinar con precisión las posiciones de mil millones de estrellas en la Vía Láctea. Si los científicos encuentran indicios de objetos oscuros dentro del conjunto de datos de Gaia, especialmente los que aparecen dentro del halo de materia oscura que rodea nuestra galaxia, la observación podría dar paso a una nueva teoría.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.