Observa a un escarabajo bombardero escapar del estómago de un sapo [VÍDEO]

En el reino animal podemos encontrar casi cualquier técnica de supervivencia que se nos ocurra. La mayoría, lógicamente, consisten en evitar que los depredadores les atrapen, pero los escarabajos bombarderos asiáticos (Pheropsophus jessoensis) tienen un plan para luchar por su vida incluso después de que les engullan: ser vomitados.

Según un estudio publicado en Biology Letters, una vez dentro del estómago de un depredador, los escarabajos expulsan un aerosol químico caliente que induce el vómito. Los científicos probaron la efectividad de este spray con un grupo de escarabajos bombarderos de los bosques del centro de Japón, a los que les hicieron compartir espacio con dos de sus depredadores, el sapo común japonés y el sapo japonés. Como era de esperar, la historia no sigue bien para los escarabajos, que fueron engullidos por los anfibios.

Pero momentos después, un sonido como una explosión explotó en sus vientres: un 43% de los sapos vomitaron los escarabajos que tragaron. Y estos salieron ilesos, incluso después de haber estado bañándose en jugos estomacales del sapo durante más de una hora.

La clave para este plan de escape es el aerosol químico, porque los escarabajos a los que habían provocado para que rociaran gran parte de su suministro antes de ser engullidos, tuvieron muy pocas probabilidades de sobrevivir. De estos, solo el 5% regresó del viaje por la garganta del sapo.

Pero las habilidades para sobrevivir no son necesarias únicamente cuando se trata de la presa. Los predadores también tienen riesgos de morir si no eligen bien sus alimentos. Por ejemplo, cuando se ven amenazados, los sapos de caña (Rhinella marina) secretan un veneno blanco llamado bufotoxina desde las glándulas parótidas en sus espaldas, y los cuervos, una de las especies que amenazan a este anfibio y un ave célebre por su inteligencia, ha aprendido a no correr riesgos cuando quiere darse u banquete de sapo de caña: evitan el contacto con la sustancia al agarrarlos por las extremidades o incluso por la ceja huesuda sobre el ojo, evitando el cuerpo en sí, y saben qué comer: muslos carnosos, lenguas, intestinos, y cómo conseguirlos desde dentro sin contactando con las partes letales.

Redacción N+1

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.