Indentifican una nueva molécula que podría combatir el cáncer

Célula cancerígena durante la división. /Wikimedia Commons

El selenio, elemento conocido por ayudar al sistema inmune, se encuentra en alimentos como el huevo, las carnes, las semillas o el té negro. La enzima tiorredoxina reductasa que contiene selenio (TrxR1) se puede utilizar para apoyar el crecimiento de las células y para protegerlas de los radicales de oxígeno que causan estrés oxidativo. La ingesta de selenio se ha asociado durante mucho tiempo con el cáncer, aunque la correlación entre el elemento y la enfermedad es extremadamente compleja y no se alcanza a comprender totalmente. Ahora, un estudio pblicado en Science Translational Medicine, afirma que la inhibición selectiva de una enzima importante que contiene selenio podría ser útil para combatir el cáncer.

Niveles elevados de TrxR1 se pueden encontrar en varias formas de cáncer y están relacionados con un peor pronóstico en cáncer de cabeza y cuello, pulmón y mama. Los investigadores del Instituto Karolinska (Suecia) analizaron casi 400.000 moléculas en la búsqueda de inhibidores TrxR1 nuevos y más específicos que los previamente disponibles y descubrieron tres moléculas que cumplían sus criterios de búsqueda. Efectivamente, cuando se probaron, estas mismas moléculas demostraron ser tan activas como las medicinas contra el cáncer.

Se encontraron efectos tumoricidas rápidos al tratar cánceres de cabeza y cuello o de mama en ratones, sin efectos secundarios obvios. Los investigadores pudieron tratar más de 60 tipos de células cancerosas en condiciones de laboratorio. Las células normales fueron, sin embargo, mucho menos sensibles a estas moléculas.

Las nuevas moléculas aún no se han probado en humanos, pero ya se sabe que varios medicamentos diferentes contra el cáncer actualmente en uso, como el cisplatino y el melfalan, inhiben TrxR1. Los autores pretenden seguir analizando los nuevos inhibidores de TrxR1, para ofrecer una nueva forma de terapia contra el cáncer.

Investigadores de la Universidad Estatal de Arizona (ASU) y el Centro Nacional de Nanociencia y Tecnología de China han creado unos nano-robots completamente autónomos programados para encontrar tumores y estrangularlos hasta cortarles el suministro de sangre, lo que puede reducir e incluso acabar con el cáncer. Y en solo 48 horas.

Por ahora, la tecnología ha sido probada exitosamente en ratones y cerdos, a los que se les inyectaron los nano-robots de ADN por vía intravenosa. Ya en la sangre, estos segregan trombina específicamente a los vasos sanguíneos asociados al tumor y le inducen trombosis intravascular, lo que produce necrosis tumoral e inhibición del crecimiento. Los resultados se publican en Nature Biotechnology.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.