Ad Astra, la hermética escuela que Elon Musk fundó para sus hijos

Flickr

A estas alturas queda claro que Elon Musk no es un tipo convencional. El inventor – empresario que está revolucionando al mismo tiempo el sector automovilístico, aeroespacial y de la energía renovable; no hubiera logrado todo eso sin su forma de pensar “fuera de la caja”.

Por eso, no sorprende la última información publicada por la BBC en la que cuenta que Musk creó una escuela para poder educar a sus hijos con los preceptos que él mismo sigue. Para Musk, la educación formal es solo una de las formas con las que uno descarga software a su cerebro…  “una bastante lenta”, dijo Musk en algún momento a Tim Urban del blog Wait but Why.

Según el medio británico, el CEO de SpaceX decidió sacar a sus hijos del colegio Mirman para niños superdotados donde los había matriculado y moverlos a un nuevo colegio llamado Ad Astra (Hacia las Estrellas) que el mismo había creado con la ayuda de uno de los profesores del Mirman.

De Ad Astra se sabe poco, fue fundada en julio del año 2015, y comprende los cursos de 2º a 8º (de los 7 a los 14 años). En septiembre de 2015 contaba con 20 estudiantes y ahora la cifra ha ascendido a 40. "No se sabe exactamente quiénes son estos niños", le dice a BBC Mundo Christina Simon, autora de un libro dedicado a los colegios privados de Los Ángeles. "Se dijo en algún momento que Ad Astra era para los hijos de los empleados de SpaceX, pero no está claro a qué trabajadores se les hace la oferta, ni a cuántos ni en qué condiciones", indica Simon.

Para poder ser admitidos en Ad Astra, los niños no tienen que superar ningún test de coeficiente intelectual, sino solo visitar la escuela e interactuar con el personal, quienes analizarán si los menores podrán disfrutar y aprovechar ese tipo de educación alternativa.

Los estudiantes que no son hijos de empleados de SpaceX llegan a la escuela por referencias de algún conocido. Aunque pronto habrá más apertura. Los padres interesados podrán rellenar una pre-inscripción en internet y a partir de ahí se iniciará el proceso de admisión. Sin embargo, el número de plazas seguirá siendo limitado para poder mantener el espíritu innovador de la escuela.


La página web del colegio estuvo abierta solo por un tiempo y luego fue cerrada
Ad Astra

Basada en la filosofía de Musk

De acuerdo a lo poco se sabe sobre la escuela, esta tiene dos principios como base: se adapta a las habilidades del alumno y se enfoca en los problemas en vez de las herramientas. "La diferencia más grande con la mayoría de las escuelas es que en Ad Astra no hay cursos determinados según el método tradicional", explicó el mismo Musk en una entrevista en Pekín el 2015. "A algunas personas les encanta el inglés o los idiomas, a otros las matemáticas, a otros la música… son diferentes habilidades. Tiene más sentido que la educación se adapte a sus aptitudes y habilidades. Ese es un principio”.

"El otro principio es la importancia de enseñar cómo resolver problemas poniendo el enfoque en el problema y no en las herramientas. Si quieres enseñar a alguien cómo funciona un motor, es mejor desmontarlo e ir aprendiendo para qué sirven las herramientas que empezar por un curso completo sobre destornilladores y llaves inglesas", explicó Musk.

De momento no se sabe cómo la escuela impactará en el futuro académico de los estudiantes, porque Ad Astra solo tiene 2 años y medio y ninguno de los chicos ha egresado para ir a una universidad. Pero Musk está contento, a él le basta con que sus hijos puedan disfrutar el colegio y no tengan que sufrir por la traumática experiencia que le toco a vivir a él. "Yo odiaba ir a la escuela cuando era pequeño, era una tortura", confesó Musk, quien llegó a ser víctima de un bullying tan intenso que en una ocasión terminó en el hospital.

Además de los sectores espacial, automotriz y de energía renovable, Musk está intentando entrar en las áreas de inteligencia artificial, internet y neurociencias.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.