Un análisis de la obra de Picasso encuentra imágenes ocultas en sus pinturas

'La misereuse accroupie', Picasso, 1902. /NU-ACSESS

La obra del pintor español Pablo Picasso sigue revelando misterios. Nuevas investigaciones con técnicas no invasivas han mostrado detalles hasta ahora ocultos en pinturas y creaciones de bronce expuestas en el Museo de Picasso de París (Francia).

Un equipo de expertos del Centro de Estudios Científicos en las Artes de la Universidad Northwestern (NU-ACCESS, EE.UU.) presentó en la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS), que se celebra en Austin (EE.UU.). un estudio sobre la obra del artista, centrado en la pintura del periodo azul La misereuse accroupie (La mujer en cuclillas, 1902). Utilizando un analizador elemental de escaneo desarrollado por el centro, los investigadores descubrieron imágenes ocultas con conexiones a otras obras de Picasso, así como otra pintura, probablemente de un pintor barcelonés, cuyas formas utilizó Picasso para conformar algunas partes de su propia composición final.

Paralelamente, científicos, conservadores de arte y curadores del museo francés y NU-ACCESS, presentaron en la conferencia el análisis de 39 figuras de bronce (fundidas entre 1905 y 1959) y 11 esculturas de chapa pintada (de la década de 1960). Para ello, el equipo utilizó espectrometría de fluorescencia de rayos X, con la que pudieron analizar fácilmente los objetos invaluables en las galerías del museo y en el almacén, sin la necesidad de moverlos. Buscaban pistas sobre cómo, cuándo y dónde fueron esculpidos.

La investigación revela que cinco de los modelos de 1941 y 1942 de Picasso sin marca de fundición fueron fabricados por la fundición de Robecchi. Una de estas esculturas es Cabeza de mujer, en perfil (modelada en 1931, fundida en 1941). Para los bronces moldeados en la década de 1940 por Robecchi, Picasso primero modeló las obras en la década de 1930 en yeso. 

Cambios debidos a la guerra

El estudio proporciona la procedencia de estos trabajos y ayuda a definir las actividades de Picasso y Robecchi durante tiempos de guerra. Así, descubrieron que, en este breve periodo de dos años durante la Segunda Guerra Mundial, la composición de la aleación utilizada por la fundición varió significativamente, posiblemente debido a la escasez de metales brutos, la apropiación alemana de metales no ferrosos para la guerra y la reutilización de chatarra de objetos de bronce de uso común.

Las circunstancias de gran parte de su producción temprana, así como la de las esculturas emitidas durante la guerra no han estado claras. Muchos de los bronces analizados por el equipo de NU-ACCESS son moldes únicos. En su análisis de las esculturas de metal de Picasso, el equipo de investigación descubrió el uso de plata para realizar los detalles del cabello, los ojos y otros rasgos faciales en la hoja de hierro fundido en la escultura policromada titulada Cabeza de mujer (finales de 1962), inspirada por la segunda esposa del artista, Jacqueline Roque.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.