La 'monstruosidad' de los agujeros negros más masivos del Universo no tiene explicación

Representación artística de un agujero negro. /NASA Jet Propulsion Laboratory

Un estudio sobre docenas de galaxias situadas entre varios billones de años luz de la nuestra ha revelado que los agujeros negros que albergan en sus centros exceden nuestras expectativas en lo grandes que estos monstruos pueden llegar a ser.

El trabajo, publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, ha investigado 72 galaxias distribuidas en un radio de 3.500 millones de años luz alrededor de la Tierra y sus resultados revelan que los agujeros negros son capaces de crecer mucho más, y mucho más deprisa, de lo que se esperaba. El descubrimiento no solo nos ayuda a comprender mejor la evolución de los componentes básicos de nuestro Universo, sino que nos deja con una nueva pregunta intrigante: ¿Cómo llegan a ser tan increíblemente masivos los agujeros negros?

Los investigadores, liderados por Julie Hlavacek-Larrondo, catedrática de Astrofísica de la Unversidad de Canadá y Mar Mezcua, del Instituto de Ciencias Espaciales del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC, España), calcularon las masas de los agujeros negros analizando sus emisiones de ondas de radio y rayos X: resultaron ser unas 10 veces mayores de lo que se esperaba encontrar y casi la mitad eran al menos 10 mil millones de veces más masivos que el Sol.

Galaxias pequeñas, agujeros negros supermasivos

El tamaño de los agujeros, además, no parece tener relación con la talla de su galaxia. Muchos de los "superagujeros negros" detectados se encontraban en el interior de galaxias que, en teoría, eran demasiado pequeñas para contenerlos.

Para tratar de comprender por qué llegaron a crecer tanto, los investigadores proponen dos hipótesis. O bien nacieron ya grandes, y después formaron o arrastraron a una galaxia a su alrededor; o bien nacieron y crecieron dentro de la galaxia siguiendo un proceso que los científicos no han logrado aún comprender. Loss datos se recogieron con el Telescopio de rayos X Chandra, de la NASA.

Otro trabajo publicado en agosto en la misma revista por el Profesor James Bullock de la Universidad de California (EE.UU.), asegura haber descubierto la cantidad de agujeros negros que existen en la Vía Láctea. Según el investigador, este descubrimiento se ha realizado gracias a las observaciones de las ondas gravitatorias, detectadas por primera vez en el año 2015 por el observatorio LIGO. Durante 18 meses tras el descubrimiento histórico, el equipo de Bullock realizó cálculos teóricos sobre lo que sabemos acerca de las galaxias y las estrellas y los agujeros negros que se forman a su paso. Los cálculos dieron como resultado una especie de inventario cósmico, capaz de inferir un espectro de la población de agujeros negros en la Vía Láctea, incluyendo los de tipo binario que se fusionaron para darnos ondas gravitacionales: probablemente hay hasta 100 millones de agujeros negros solo en nuestra galaxia, y unos 10 millones de ellos tendrían 50 veces la masa del sol.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.