Las ciudades cuadriculadas, como Bogotá o Barcelona, tienen más efecto isla de calor

Bogotá, Colombia. /Mapio.net

Algunas ciudades, como Bogotá (Colombia), Chicago (EE.UU.) o Barcelona (España), están dispuestas en una cuadrícula precisa. Ahora, un estudio publicado en la revista Physical Review Letters afirma que en estos núcleos urbanos, el efecto de isla de calor, provocado por los materiales de construcción que absorben calor durante el día y lo irradian por la noche, es mucho mayor que aquellas con un patrón más desordenado.

Según los investigadores, del Instituto Tecnológico de Masatchussetts (MIT, EE.UU.), el efecto puede ser bastante dramático, agregando hasta 5ºC a las temperaturas nocturnas en lugares como Phoenix, Arizona. En dichos lugares, este efecto puede aumentar significativamente los problemas de salud y el uso de energía durante el clima cálido, por lo que una mejor comprensión de lo que produce será importante en una era en la que cada vez más personas viven en las ciudades.

El equipo descubrió que el uso de modelos matemáticos que se desarrollaron para analizar estructuras atómicas en materiales proporciona una herramienta útil, que conduce a una fórmula directa para describir la forma en que el diseño de una ciudad influiría en su efecto de isla de calor, dice Rolland Pellenq, investigador principal del estudio.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores adaptaron fórmulas matemáticas inicialmente diseñadas para describir cómo los átomos individuales en un material se ven afectados por las fuerzas de los otros átomos, y redujeron estos conjuntos complejos de relaciones a descripciones estadísticas mucho más simples de las distancias relativas de edificios cercanos entre sí. Luego los aplicaron a patrones de edificios determinados a partir de imágenes de satélite de 47 ciudades, de las que también recopilaron datos de temperatura fiables, que provenían de una estación dentro de la ciudad y otra fuera de ella.

Según los autores, las diferencias en el efecto de calentamiento parecen ser el resultado de la forma en que los edificios re-irradian el calor que luego puede ser reabsorbido por otros edificios que se sitúan enfrente directamente, determinó el equipo. El nuevo hallazgo podría proporcionar a los planificadores y funcionarios de la ciudad nuevas formas de influir en esos efectos.

En la ciudad de Los Ángeles (California, EE.UU.) han pintado el pavimento de sus calles de gris claro. La idea es que CoolSeal refleja mejor los rayos solares, lo que reduce la temperatura del suelo y disminuye así el efecto isla de calor. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.