Los crueles hongos que convertían a hormigas en zombies kamikazes [FOTOS]

Hormiga infectada, forzada a morder la vena principal de una hoja. 
Studies in Mycology

Quince nuevos tipos de hongos acabaron teniendo todos,  en común, un malévolo ritual antes de acabar con la vida de sus víctimas: controlar los cerebros de desafortunadas hormigas de formas bastante crueles e inusuales antes de matarlas (o dejarlas morir). El estudio fue publicado en la revista Studies in Mycology.

Los hongos Ophiocordyceps son parásitos principalmente hallados en bosques tropicales. Primero infectan a las hormigas usando esporas. Una vez dentro de sus huéspedes, alteran el comportamiento de la hormiga de forma que este favorece su reproducción. A menudo fuerza a la hormiga a buscar un lugar por el que otras hormigas frecuentan. El hongo luego hace germinar un tallo, a veces a través de la parte trasera de la cabeza de la hormiga, que transmite aún más esporas infecciosas.


Hormiga infectada y acercamiento a almohadillas en tallos que contienen esporas.
Studies in Mycology

“Además de su belleza, llama la atención cómo estos hongos evolucionaron morfológica y ecológicamente tan bien para infectar a sus huéspedes”, explicó João Araújo, autor del trabajo y biólogo de la Universidad Estatal de Pennsylvania, EEUU, en declaraciones que recoge NewScientist.

Araujo y sus colegas, en el trabajo en mención, describieron 15 nuevas especies de estos “hongos de hormigas zombie” de la Amazonía brasileña, de Japón, Australia, Colombia y los EEUU. Todos ellos fueron colectados por Araújo y por sus colegas en distintos viajes.

Control mental


Hormiga infectada y acercamiento a almohadillas en tallos que contienen esporas.
Studies in Mycology

Las especies descubiertas incluyen hongos que obligan a las hormigas víctimas a morder troncos de árboles, tallos u hojas antes de morir. Una de ellas se llama Ophiocordyceps blakebarnesii (habita en Missouri, EEUU) e infecta a un tipo de hormiga maderera. Estas hormigas construyen sus nidos en galerías en la madera de troncos muertos. Allí mismo, los hongos pueden infectar una nueva víctima. En la Amazonía de Brasil, el hongo llamado Ophiocordyceps monacidis, obliga a una hormiga olorosa (Dolichoderus bispinosus) a morir bajo un tipo de musgo. El hongo imita los órganos reproductivos del musgo con sus tallos que escupen esporas. Araújo aún no sabe por qué ocurre esto exactamente.

Aprender sobre la diversidad de este tipo de hongos nos ayudará a entender cómo estos parásitos evolucionaron. Los mismos podría algún día ayudarnos a controlar plagas agrícolas.

El reino fúngico no solo ofrece a los anteriores ejemplares con formas terribles de matar. El año pasado un equipo de científicos de los EE.UU. registró una epizootia (epidemia) fúngica en Arkansas que había contagiado a una especie de coleópteros (escarabajos) de la familia de los Cantharidae. También descubrieron que el hongo patógeno convierte a las hembras de estos insectos en zombies que intentan aparearse con los machos y contagiarlos con la misma enfermedad.

 

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.