MIT entra en la carrera por la energía nuclear de fusión

Xphere

La universidad más prestigiosa del mundo, MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), ha anunciado que trabajará con una empresa privada llamada Commonwealth Fusion Systems (CFS) para desarrollar la tecnología necesaria para producir energía a partir de la fusión nuclear en los próximos 15 años.

De acuerdo a lo recogido por Nature, si este esfuerzo multimillonario que quiere imitar los procesos que ocurren en una estrella tiene éxito, podría ayudar a desbloquear una fuente prácticamente ilimitada de energía libre de contaminación. Algo que por el momento solo está en sueños.

El enfoque del equipo se basa en una generación de superconductores de alta temperatura que se ha vuelto disponible en el mercado en los últimos años. Estos superconductores más potentes permitirán que el equipo fortalezca el campo magnético que contiene el combustible de plasma caliente utilizado en los reactores tokamak tradicionales, lo cual podría permitir un reactor más pequeño, más económico y más fácil de construir que los diseños anteriores, incluido el problemático proyecto internacional ITER en desarrollo en el sur de Francia.

"Se trata de la escala y la velocidad", dice Robert Mumgaard, director ejecutivo de CFS, una empresa que se separó del MIT y que ha captado 50 millones de dólares del gigante italiano de la energía, ENI. CFS planea invertir 30 millones en investigación y desarrollo en el MIT durante los próximos tres años. La colaboración entre académicos e industriales debería ayudar al equipo a llevar la tecnología de fusión fuera del laboratorio y al mercado, asegura Mumgaard.

La energía nuclear es de dos tipos: la de fisión, la cual ya conocemos y “manejamos”, que ocurre cuando un núcleo pesado de un átomo se divide en dos o más núcleos pequeños generando grandes cantidades de energía; y la de fusión, que ocurre cuando varios átomos se fusionan y forman un núcleo más pesado.

Usualmente esta última usa átomos de hidrógeno para formar helio y liberar cantidades masivas de energía, la cual que puede aprovecharse para producir electricidad libre de carbono. Pero mantener las temperaturas extremas que se requieren para este proceso en un espacio reducido sigue siendo un desafío desalentador que no se ha podido superar.

CFS es la última de una serie de start-ups que persiguen la energía de fusión como fuente de energía limpia. Tokamak Energy, una compañía británica, también está tratando de desarrollar un reactor tokamak utilizando superconductores de alta temperatura. Pero los observadores dicen que la iniciativa MIT es la más significativa de este tipo.

"Si MIT puede hacer lo que dicen, y no tengo motivos para pensar que no puedan hacerlo, este es un importante paso adelante", dice Stephen Dean, quien dirige Fusion Power Associates, un grupo que defiende la energía nuclear.

Grandes desafios

El primer desafío será transformar un superconductor comercialmente disponible en un electroimán grande y de alto rendimiento, una tarea que podría demorar alrededor de tres años. En la próxima década, el equipo espera desarrollar un reactor prototipo que pueda generar más energía de la que consume. Luego, esperan desarrollar una planta piloto de 200 megawatts que pueda exportar electricidad a la red.

"Nos sentimos muy seguros de cuál sería su rendimiento si podemos construir los imanes a esa escala", dice a Nature, Martin Greenwald, subdirector del Centro de Fusión y Ciencia de Plasma del MIT.

Stewart Prager, ex director del Laboratorio de Física de Plasma de Princeton, dice que es una buena noticia que la propuesta de MIT atraiga capital privado. Pero advierte que la inversión privada no es suficiente para compensar los presupuestos estancados en el programa de fusión de Estados Unidos. "Este financiamiento para el MIT es excelente, pero no hay forma de que logre que el sector privado se haga cargo del programa de fusión", dice Prager.

Por su parte, los investigadores del MIT esperan que su trabajo genere más interés del gobierno en la investigación de la fusión. "Si podemos cambiar esa narrativa, potencialmente podemos revitalizar el resto del programa", dice Greenwald.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.