Misteriosos cráneos alargados de hace 1.500 años en Alemania pertenecían a ‘novias bárbaras’

Cráneos completamente y parcialmente deformados y cráneo sin deformar. /Universidad de Mainz

En Baviera, Alemania, aparecieron misteriosos restos óseos que muestran a mujeres con cráneos alargados artificialmente, y que se distinguen del grueso de la población de la zona, oriunda del centro y el Norte de Europa. Para explicar el origen de estos cráneos, un equipo internacional de científicos ha realizado un estudio sobre 40 genomas de pobladores mediavales de esta zona, y según sus conclusiones, publicadas en la revista PNAS, estas féminas fueron enviadas por los hunos de Atila a lo que hoy es el sur de Alemania, para formar parejas con pobladores locales con la esperanza de formar alianzas.

El equipo, dirigido por la antropóloga Michaela Harbeck de la Colección Estatal de Baviera para Antropología y Paleoanatomía (SAPM) y el genetista de poblaciones Profesor Joachim Burger de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (JGU) realizó el primer análisis genómico de poblaciones que vivían en la antigua territorio del Imperio Romano en Baviera, Alemania, alrededor del año 500 de nuestra era y ha proporcionado la primera mirada directa a la compleja dinámica de población de lo que popularmente se conoce como el Período de la Migración, o Völkerwanderung en alemán.

El paso de la Antigüedad tardía a la Edad Media en Europa tiene dos acontecimientos clave: la caída del Imperio Romano de Occidente y la migración a este Imperio de varias tribus bárbaras como los godos, los amanios, los francos y los lombardos. Estos movimientos dieron lugar a una profunda transformación cultural y socioeconómica en todo el continente, y muchos asentamientos de esta época se desarrollarían posteriormente en los pueblos y ciudades que todavía conocemos hoy en día.

El estudio, financiado por la Fundación Volkswagen, resulta del análisis de los genomas antiguos de casi 40 personas de la Edad Media del sur de Alemania. Mientras que la mayoría de los bávaros antiguos se veían genéticamente como europeos del norte y centro, un grupo de individuos tenía un perfil genético muy diferente y diverso: mujeres cuyos cráneos se habían deformado artificialmente al nacer, cuyo cráneo tiene forma de torre, y que se han encontrado en poblaciones pasadas de todo el mundo y de diferentes períodos de tiempo. "Es difícil responder por qué llevaron a cabo este elaborado proceso, pero probablemente se usó para emular un cierto ideal de belleza o tal vez para indicar una afiliación grupal", explica Harbeck en un comunicado. 

Al analizar el ADN obtenido de estos cráneos alargados, el equipo reveló que estas mujeres probablemente migraron a los primeros asentamientos bávaros del este de Europa. Además de sus cráneos deformados, estas mujeres también tendían a tener el cabello y el color de ojos más oscuros que los otros bávaros con los que estaban enterrados y con los que probablemente vivían, que principalmente tenían cabello rubio y ojos azules. Algo más tarde, se pueden identificar dos mujeres que se parecen más a los griegos y turcos modernos, y que no mostraban deformación en los cráneos. En contraste, no hubo evidencia de hombres con perfiles genéticos drásticamente diferentes.

Investigadores del Instituto Arqueológico Alemán (IAA) describieron en junio del año pasado lo que podría ser la primera evidencia de un ritual funerario y, posiblemente, de un culto antiguo. Se halaron 700 huesos humanos, de los cuales 480 fragmentos pretenecen a cráneos, encontrados en Göbekli Tepe, una estructura megalítica erigida por cazadores-recolectores hace unos 10.000 años, en el sudeste de Turquía y que se considera el centro religioso más antiguo del mundo. 40 de los fragmentos craneales muestran incisiones con patrones de ranura bastante inusuales en su superficie, que parecen ser intencionales.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.