Así reacciona la gente al mirar por primera vez la Luna con un telescopio [VIDEO]

Alex Gorosh y Wylie Overstreet

Sin importar en qué momento leas esto: la luna estuvo ahí ayer, está ahí hoy y estará ahí también el día de mañana. Sin embargo, muchos de nosotros no la observamos a menudo; no nos dejamos maravillar unos pocos segundos al día. En esto pensaron Alex Gorosh y Wylie Overstreet, directores de un asombroso corto que podría hacerte preguntar por qué no miras al cielo nocturno de vez en cuando si es completamente gratis.

El video muestra a un hombre montando su telescopio en calles de Los Angeles apuntando hacia la Luna. No pasará mucho para que los primeros curiosos le pregunten sobre la extraña máquina que tiene posicionada en medio de la acera. A pesar de la variedad de individuos que se asoman por el ocular del telescopio, la reacción parece ser uniforme: asombro total.

Según Colossal, a Alex Gorosh y Wylie Overstreet, directores del video, les tomó 18 meses llevar el telescopio a distintos lugares de la cuidad. El objetivo no era centrarse en ninguna locación en específico. "Poder verla de cerca y sentir que casi podrías extender la mano y tocarla, eso es lo que nos hace real", dijo Overstreet en el cortometraje. 

Gracias a su cercanía, la Luna se convierte en un objetivo directo para muchos. Hace unas semanas, Nokia y Vodafone anunciaron interés por llevar internet a la Luna. Además, días antes de eso se había descubierto que en muchas partes de la luna podíamos encontrar agua.

 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.