Nuestros antepasados fabricaron herramientas sofisticadas mucho antes de lo que se creía

 Cambios ambientales estimularon un cambio en el comportamiento humano. /Science Magazine

Los pobladores del este de África de hace entre 500.000 y 320.000 años se enfrentaron a un clima cambiante en el que los terremotos, las inundaciones, o las sequías estaban a la orden del día. Por eso, aquellos primeros humanos modernos tuvieron que evolucionar para sobrevivir. Hace aproximadamente 300.000 años, los humanos anatómicamente modernos estaban evolucionando. Según tres estudios publicados en Science, los principales cambios ambientales, ecológicos y tecnológicos ocurridos en la Edad de Piedra intermedia en el este de África, pudieron haber estimulado un cambio en el comportamiento humano, alentando una dispersión más generalizada, el comercio y la creación de nuevas herramientas.

Uno de los estudios, realizado por investigadores del Programa sobre los Orígenes Humanos de la Instituto Smithsoniano (EE.UU.) ha analizado los sedimentos bien conservados en la Cuenca de Olorgesailie, en Kenia, descubriendo que desde hace unos 800.000 años la región sufrió una transformación. Los isótopos de carbono de las muestras de suelo sugieren que la región se convirtió en una vasta pradera, y por aquella época, la fauna de mamíferos experimentó una evidente trnasformación y algunas especies de elefantes y caballos se extinguieron. En su lugar, surgieron otras especies más pequeñas, que para los autores es otro signo de variabilidad climática, que hace que la disponibilidad de alimentos sea impredecible para los cazadores-recolectores humanos, a su vez impulsando una mayor movilidad, la recopilación de información y tal vez el comercio. Tales cambios son evidentes, afirman, en los restos arqueológicos.

Y mientras que, anteriormente, el 98% de la roca utilizada para fabricar herramientas provenía de una pequeña área localizada de la Cuenca de Olorgesailie, de tan solo 5 kilómetros, hace unos 320.000 años las herramientas fueron reemplazadas por obsidiana (vidrio volcánico) de regiones más alejadas, una indicación de potenciales viajes y comercio.

 

Science Magazine

La segunda investigación, del Departamento de Antropología del Colegio de Artes y Ciencias de la Universidad de Columbia, en Nueva York (EE.UU.), proporciona detalles sobre las herramientas fabricadas en la cuenca de Olorgesailie, incluidas las armas, que arrojan información sobre tecnología y comercio tempranos. Evaluaron cinco lugares que abarcan el periodo comprendido entre aproximadamente 500.000 y 298.000 años atrás, encontrando diferencias claras en los tipos de herramientas en sitios más antiguos y más jóvenes. Los más antiguos contenían armas más grandes y voluminosas, como hachas de mano, que estaban hechas de roca volcánica local, pero uno de los sitios más recientes tenía armas mucho más pequeñas y refinadas de un estilo diferente. De estos, alrededor del 42% de los artefactos eran de obsidiana. Además, se recuperaron unos 46.000 copos de este material, lo que indica que se introdujo como materia prima y se manipuló en el sitio en lugar de importarse como artefactos terminados.

Los científicos también descubrieron que la segunda materia prima exótica más común era una roca sedimentaria llamada chert verde, marrón o blanco. De particular interés es un trozo de pigmento ocre con dos agujeros perforados, lo que lo convierte en uno de los pigmentos más antiguos claramente conocidos, dicen los autores, señalando que las rocas rojas y negras exóticas brillantes pueden haber sido valoradas, y valía la pena transportarlas, por su intenso color, para utilizarlas como un comunicador simbólico de identidad o estado. Este equipo encontró, además, restos animales en las cercanías de los sitios, lo que sugiere que los humanos modernos tempranos pudieron haber subsistido en parte gracias a ellos.

Y el tercer trabajo, del Centro de Geocronología de Berkeley (EE.UU.), ayuda a dilucidar la transición crítica entre el periodo Achelense y la Edad de Piedra Media. La datación isotópica de Deino y sus colaboradores reveló que las herramientas eran sorprendentemente antiguas: hace entre 320.000 y 305.000 años. Estas fueron cuidadosamente elaboradas y más especializadas que las grandes multiuso. Muchas eran puntos diseñados para ser conectados a un eje y potencialmente utilizados como armas de proyectil, mientras que otros tenían forma de raspadores o punzones.

Los investigadores utilizaron técnicas de datación de argón y uranio para determinar la línea de tiempo de los sitios dentro de la cuenca, confirmando que los sitios Achelenses más antiguos contenían herramientas más grandes. Estos resultados establecen el depósito más antiguo de artefactos de la Edad de Piedra Medio identificados en el este de África hasta la fecha.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.