Qué es el intersticio, el nuevo ‘órgano’ del cuerpo humano, y qué nos dice sobre la propagación del cáncer

Células de cancer de mamá

Wikimedia Commons

Un equipo de científicos ha identificado una característica anatómica humana previamente desconocida que podría ser un nuevo órgano. Llamado “intersticio”, el descubrimiento revela que lo que antes se pensaba que era simplemente tejido conectivo denso que se encontraba debajo de la superficie de la piel y rodeaba nuestros órganos, es en realidad una serie compleja de compartimentos interconectados llenos de líquido.

El descubrimiento, publicado en Scientific Reports, se produjo cuando un par de investigadores estaban experimentando con un nuevo tipo de endoscopio que utiliza un láser y tintes fluorescentes para examinar el tejido vivo a un nivel microscópico mientras sondea a los pacientes.

Mientras examinaban el conducto biliar de un paciente, los investigadores identificaron un patrón de cavidades que no encajaba con la anatomía conocida del conducto biliar. Luego llevaron sus hallazgos a Neil Theise, un patólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, quien sugiere que el nuevo órgano parece ayudar a transportar las células cancerosas alrededor del cuerpo.

Cuando Theise usó el mismo dispositivo de endomicroscopía para mirar debajo de la piel de su propia nariz, vio un resultado similar. La investigación adicional de otros órganos sugirió que estos patrones están hechos por un tipo de líquido que se mueve a través de canales que están en todas partes del cuerpo.

Theise reconoce que cada tejido en el cuerpo puede estar rodeado por una red de estos canales, que esencialmente forman un órgano. El equipo estima que el posible órgano contiene alrededor de un quinto del volumen total de líquido del cuerpo humano. "Creemos que actúan como amortiguadores", dice Theise.

Este órgano probablemente nunca se haya visto antes porque los enfoques estándar para procesar y visualizar el tejido humano hacen que los canales se drenen, y las fibras de colágeno que le dan a la red su estructura colapsan sobre sí mismas. Esto habría hecho que los canales parecieran una pared dura de tejido protector denso, en lugar de una suerte de cojín lleno de líquido.

Una posible relación con el cáncer

Sin embargo, además de proteger los órganos, la red también puede ayudar a la propagación del cáncer. Cuando el equipo de Theise analizó muestras tomadas de personas con cánceres invasivos, encontraron evidencia de que las células cancerosas que habían logrado salir de sus tejidos originales podrían encontrar su camino en estos canales, los cuales los llevaron directamente al sistema linfático. "Una vez que entran, es como si estuvieran en un tobogán acuático", dice Theise. "Tenemos una nueva ventana sobre el mecanismo de diseminación tumoral".

Theise y sus colegas ahora están investigando si analizar el líquido en estos canales recientemente descubiertos podría conducir a un diagnóstico más temprano de cánceres. Creen que el órgano también podría estar involucrado en otros problemas, como edemas, enfermedades hepáticas y otros trastornos inflamatorios.

Aun candidato a órgano

Sin emabargo, aunque Theise sugiere que el intersticio es un nuevo órgano, no todos están convencidos. Si bien el descubrimiento del intersticio es un logro científico significativo que podría conducir a una nueva comprensión del cuerpo humano, aún queda mucho por hacer para determinar su función y cómo afecta al resto de nuestro cuerpo.

"Consideraría esto como un nuevo componente que es común entre una variedad de órganos, en lugar de un nuevo órgano en sí mismo", dijo a CNN, Michael Nathanson, de la Escuela de Medicina de Yale, y que no participó en esta nueva investigación. "Sería análogo a descubrir vasos sanguíneos por primera vez, en el sentido de que están en todos los órganos, pero no son un órgano en sí mismos".

A pesar del argumento semántico sobre la clasificación, el descubrimiento de esta nueva característica anatómica es indudablemente importante y resalta que todavía tenemos mucho más que aprender sobre cómo funciona nuestro complejo cuerpo. Por ejemplo, en enero del año pasado, investigadores de la Universidad de Limerick en Irlanda descubrieron un nuevo órgano: el mesenterio.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.