Los osos pardos escandinavos tienen menos crías y más dependientes por culpa de los humanos

Hembra de oso pardo escandinavo y su cachorro. /NMBU

El impacto humano en la naturaleza afecta también a la relación entre las madres y los cachorros de oso pardo escandinavo. Según una nueva investigación publicada en Nature Communications, la caza ha cambiado las características de la atención de la progenitora a sus crías y la frecuencia con la que tiene cachorros.

"En general, los cachorros siguen a su madre durante un año y medio", explica el profesor Jon Swenson, de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida (NMBU). "Rara vez hemos observado que la sigan durante dos años y medio. Esto ahora ha cambiado. Hoy en día, más cachorros se quedan con sus madres un año más, a diferencia de hace 15-20 años. El hombre es ahora una fuerza evolutiva en la vida de los osos". 

Mientras una hembra tenga cachorros, está a salvo. Esta presión de caza ha dado lugar a un cambio en la proporción de hembras que mantienen a sus cachorros durante 1,5 años en relación con las que los mantienen durante 2,5 años. En el periodo de 2005 a 2015, el número de hembras que mantienen a sus cachorros junto a ellas por un año adicional ha aumentado del 7% al 36%. Los propios individuos no alteran sus estrategias. Representan un comportamiento u otro, y este rasgo parece fijo.

Esta nueva estrategia de las hembras implica ventajas y desventajas. Las que mantienen a los cachorros durante más tiempo viven vidas más seguras, pero, por otro lado, se reproducen con menos frecuencia. Esto reduce su cantidad total de descendientes a lo largo de sus vidas. Sin embargo, los resultados de los investigadores muestran que el aumento de la vida de las hembras contrarresta en gran medida la tasa de natalidad reducida.

Desde 1984, los investigadores siguen de cerca a estos animales, una de las poblaciones de animales más monitoreadas del mundo. El proyecto del oso pardo escandinavo ha seguido a más de 500 osos, muchos desde el nacimiento hasta la muerte. El número de osos cazados en Suecia ha aumentado constantemente durante este tiempo. En el periodo 2010-2014, los cazadores suecos mataron a alrededor de 300 osos cada año. En la gran mayoría de los países que permiten la caza de osos, existe la prohibición de cazar grupos familiares. "Una hembra solitaria en Suecia tiene cuatro veces más probabilidades de recibir un disparo que una con un cachorro", dice Swenson.

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.