Aparecen en escocia decenas de huellas de enormes antepasados del ‘Tyrannosaurus Rex’

Huellas de dinosaurio en Brothers 'Point - Rubha nam Brathairean. /Universidad de Edimburgo

Saurópodos de cuello largo y terópodos de dos metros de alto, primos mayores de Tyrannosaurus rex, dejaron impresas docenas de huellas gigantes en la costa noreste de la isla escocesa de Skye, que hace unos 170 millones de años era una laguna fangosa y poco profunda.

Según los investigadores que las estudian, de la Universidad de Edimburgo, el Museo Staffin (Reino Unido) y la Academia China de Ciencias, estos recuerdos fósiles están ayudando a arrojar luz sobre un periodo importante en la evolución de los dinosaurios. El hallazgo, cuyos resultados se publican en el Scottish Journal of Geology, es de importancia mundial, afirman sus autores, por tratarse de una evidencia poco común del periodo Jurásico Medio, del cual se han encontrado pocos sitios fósiles en todo el mundo.

"Se registraron dos tipos diferentes de dinosaurios: los de cuello largo primos de Brontosaurus y los primos de dientes afilados de T. Rex, que rondaban por una laguna poco profunda, cuando Escocia era mucho más cálida y los dinosaurios comenzaban su marcha hacia la dominación global", cuenta Steve Brusatte, de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Edimburgo.

Los investigadores midieron, fotografiaron y analizaron cerca de 50 huellas en un área de estuario en Brothers 'Point - Rubha nam Brathairean, en la península de Skye's Trotternish. Las condiciones de marea, el impacto de la intemperie y los cambios en el paisaje, complicaban el trabajo de identificació de las huellas. No obstante, los científicos identificaron dos caminos además de muchas huellas aisladas.

Para ello, utilizaron fotografías de drones con las que crear un mapa del sitio y recogieron imágenes adicionales usando un conjunto de cámaras emparejadas. El análisis de las huellas más claras, incluida la forma general del perfil de la ruta, la forma y orientación de los dedos y la presencia de garras, permitió a los científicos atribuirlas a saurópodos y terópodos.

Las marcas se encontraron en rocas un poco más antiguas que las encontradas en la isla, lo que, aseguran, demuestra la presencia de saurópodos en esta parte del mundo durante mucho más tiempo del que se pensaba.

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.