La gran nariz de los neandertales les permitió sobrevivir en el norte de Europa

Modelo de cabeza y hombros masculinos de neandertal en el Salón de los Orígenes Humanos en el Museo Smithsonian de Historia Natural en Washington, D.C. /Wikipedia

La antropología ha debatido durante mucho tiempo sobre la razón de la forma de la cara del neandertal, con una nariz grande y ancha y una mandíbula superior sobresaliente. Según una nueva investigación, su gran apéndice nasal les permitía vivir en lugares fríos y secos, sirviendo de calefactor y humidificador del aire que respiraban.

Utilizando modelos tridimensionales de los cráneos de los neandertales, los humanos modernos y el Homo heidelbergensis, considerado el antepasado común de ambos, un equipo de investigación internacional encontró adaptaciones respiratorias muy diferentes.

La "dinámica de fluidos" computarizada reveló que la forma del Neandertal y los rostros humanos "acondicionan el aire de manera más eficiente" que H. heidelbergensis, lo que sugiere que "ambos evolucionaron para resistir climas fríos o secos", reza el estudio, publicado en Proceedings of the Royal Society B.

Los neandertales también podían mover mucho más aire a través de su cavidad nasal que H. heidelbergensis o los humanos modernos, posiblemente en respuesta a mayores requerimientos de energía para sus cuerpos rechonchos y estilo de vida de caza.

Se cree que los neandertales requerían hasta 4.480 calorías por día para sobrevivir en el invierno europeo, mientras que para un hombre humano moderno, se recomiendan 2.500. Una ingesta alta en calorías requiere más oxígeno para quemar azúcares, grasas y proteínas en nuestras células para producir energía.

Grandes mandíbulas, ¿para morder mejor?

Existen teorías que afirman que la razón de ser del rostro neandertal respondía a la necesidad de ejercer una mayor fuerza de mordida. Sin embargo, esta investigación desecha la idea: las simulaciones por ordenador mostraron que los neandertales "no eran particularmente fuertes", comparados con los humanos.

Comparación de cráneos de humano moderno y neandertal del Museo de Historia Natural de Cleveland (EE.UU.). /Wikimedia Commons

En definitiva, “la morfología facial distintiva de los neandertales se ha visto impulsada, al menos en parte, por la adaptación al frío, tanto para acondicionar el aire frío y seco como para absorber más oxígeno”, concluyen los científicos.

Los neandertales surgieron en Europa, Asia Central y el Medio Oriente hace unos 200,000 años. Desaparecieron hace unos 30,000 años, coincidiendo con la llegada de humanos modernos fuera de África. Los dos grupos se superpusieron brevemente y se cruzaron, y hoy en día, se dice que las personas no africanas tienen alrededor del 1.5-2.1 por ciento del ADN de los neandertales.

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.