Fósil de hembra de ‘dragón marino’ embarazada de ocho crías, hallado en Reino Unido

La ictiosaurio hallada estaba preñada de entre seis y ocho crías.. /N. Tamura/Universidad de Manchester

Parte de un esqueleto de una hembra de ictiosaurio, un reptil prehistórico conocido como dragón marino,  de 180 millones de años de antigüedad, encontrado cerca de Whitby, North Yorkshire (Reino Unido), ha sido identificado por paleontólogos de la Universidad de Manchester. La importancia de este hallazgo, publicado en Proceedings of the Yorkshire Geological Society, es que este gigante reptil acuático estaba preñada de entre seis y ocho crías.

El fósil, del Jurásico temprano, había sido recogido en 2010 y se encontraba en la colección del coleccionista de fósiles, Martin Rigby, quien pensó que el espécimen podría ser un bloque de embriones. Tras confirmar la sospecha, el espécimen fue adquirido por el Yorkshire Museum, York.

Los ictiosaurios eran reptiles acuáticos que dominaban los mares del Jurásico. Dieron a luz a crías vivas, en lugar de poner huevos, y no necesitaban regresar a la tierra, ni siquiera para reproducirse. Eran carnívoros y se alimentaban de otros reptiles, peces e invertebrados marinos, como calamares.

Los fósiles de ictiosaurio son bastante comunes en el Reino Unido y se encuentran a menudo en las rocas del Jurásico británico. Sin embargo, solo cinco especímenes de ictiosaurios de Gran Bretaña, de entre 200 y 190 millones de años de antigüedad, se han encontrado con embriones y ninguno con tantos, por lo que se barajaba la hipótesis de que estas criaturas parían una sola cría, ea diferencia de sus descendientes más evolucionados.

El fósil expone varias costillas grandes (del adulto) y varias cadenas de vértebras y varios huesos pequeños indeterminados. /Universidad de Manchester

Este es el primero que se encuentra en las rocas jurásicas de Yorkshire, donde se habían hallado cientos de ictiosaurios y otros esqueletos de reptiles marinos, pero hasta ahora ningún embrión. El nuevo espécimen es geológicamente el más joven de los especímenes portadores de embriones británicos, siendo del estadio Toarciano del Jurásico, de hace alrededor de 180 millones de años.

Los investigadores también consideraron la posibilidad de que estos pequeños restos pudieran ser contenido estomacal, “aunque parecía muy improbable que un ictiosauro tragase de seis a ocho embriones abortados o ictiosaurios recién nacidos al mismo tiempo”, explica Mike Boyd, de la universidad británica, que considera que los fetos no parecen formar parte de la dieta de los ictiosaurios. Además, de haber sido comidos, los embriones mostrarían erosión por los ácidos estomacales, y no es el caso.

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.