David venció a Goliat: las plantas tóxicas iniciaron la extinción de los dinosaurios

La aparición de plantas tóxicas redujo drásticamente la población de dinosaurios. /Pxhere

“Un asteroide fue el culpable de matar a los dinosaurios”. Al menos eso hemos creído durante muchos años: el choque contra la tierra de un cuerpo masivo hace unos 65 millones de años, provocó la muerte de estos gigantes animales. Pero quizá esta afirmación no sea del todo cierta: según un nuevo análisis de la Universidad de Albany (EE.UU.), los dinosaurios tenían serios problemas para sobrevivir mucho antes del asteroide.

Según el estudio, publicado en Ideas in Ecology and Evolution, lo que ocurrió fue que la estrategia evolutiva vegetal funcionó: la aparición de plantas tóxicas combinada con la incapacidad de los dinosaurios para asociar el sabor de ciertos alimentos con el peligro, redujo drásticamente su población antes de que los golpeara el asteroide.

La "aversión al gusto aprendida" es una defensa evolutiva que se observa en muchas especies, en la cual el animal aprende a asociar el consumo de una planta u otro alimento a una serie de consecuencias negativas, como la sensación de malestar. Esto funciona especielmente bien en roedores como las ratas, según ejemplifica el autor principal, Gordon Gallup: "una razón por la cual la mayoría de los intentos para eliminar ratas no han tenido éxito es porque, al igual que muchas otras especies, han evolucionado para hacer frente a la toxicidad de la planta. Cuando se encuentran con un alimento nuevo, generalmente solo toman una pequeña cantidad; y si se enferman, muestran una notable capacidad para evitar esa comida nuevamente porque asocian el sabor y el olor con la reacción negativa".

Las primeras plantas con flores, llamadas angiospermas, aparecen en el registro fósil mucho antes del impacto del asteroide y justo antes de que los dinosaurios comenzaran a desaparecer gradualmente. Los autores afirman que, a medida que las plantas evolucionaban y desarrollaban defensas tóxicas, los dinosaurios continuaron comiéndolos a pesar del malestar gastrointestinal. Aunque hay incertidumbre sobre cuándo las plantas con flores desarrollaron toxicidad y cuánto tiempo tardaron en proliferar, observan que su aparición coincide con la desaparición gradual de los dinosaurios.

Tataranietos con el mismo problema

Además de estudiar la proliferación de plantas tóxicas mientras los dinosaurios estaban vivos, los expertos examinaron si las aves y los cocodrilos (considerados ambos descendientes de los dinosaurios) podían desarrollar aversiones gustativas. Según sus resultados, las aves, en su lugar, han desarrollado aversiones a las características visuales de lo que las enferma. Pero a los cocodrilos la evolución no les ha favorecido de esta manera: un estudio anterior afirma que estos reptiles, al igual que los dinosaurios, no han aprendido a rechazar lo que les va a hacer daño.

"Aunque el asteroide ciertamente jugó un factor, el déficit psicológico que hacía que los dinosaurios fueran incapaces de aprender a abstenerse de comer ciertas plantas ya había ejercido una gran presión sobre la especie", dijo Gallup. "La visión predominante de la extinción de dinosaurios basada en el impacto de los asteroides implica que la desaparición de los dinosaurios debería haber sido repentina y los efectos deberían haber sido generalizados, pero la evidencia claramente muestra todo lo contrario: los dinosaurios comenzaron a desaparecer mucho antes del impacto del asteroide y continuaron desapareciendo gradualmente durante millones de años".

Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.