La estrella que se creía envuelta por una megaestructura alienígena ha vuelto a oscurecerse

Ilustración de la estrella KIC 8462852. /NASA

El extraño patrón de oscurecimiento de la estrella KIC 8462852, más conocida como "estrella de Tabby", que tras muchas investigaciones ha sido atribuido al polvo, sigue siendo estudiado de cerca. Esta intrigante estrella distante se oscurece periódicamente, lo que suscitó la posibilidad de que estuviera envuelta por una megaestructura alienígena.

Y desde el 16 de marzo, su brillo ha vuelto a disminuir, según Tabetha Boyajian, astrónomo de la Universidad Estatal de Luisiana (EE.UU.) y descubridor del peculiar comportamiento de KIC 8462852. Esta disminución es la mayor observada en la estrella desde 2013. El brillo se recuperó a partir del 22 de marzo hasta llegar casi a niveles normales.

Este patrón caprichoso ha sido objeto de investigaciones científicas durante años. En 2015, se informó que el telescopio espacial Kepler había capturado un fenómeno completamente nuevo en la estrella: a intervalos irregulares y durante períodos de tiempo impares, la luz de la estrella se atenuaría hasta en un 22%. Nada podría explicarlo realmente. Una teoría era que la estrella podría estar rodeada por una megaestructura alienígena, como una esfera Dyson, una serie orbital de paneles solares diseñados por alguna forma de vida inteligente.

Pero un estudio de enero de 2018 dirigido por Boyajian lo desmintió. Estudiaron el espectro de la luz que provenía de la estrella y descubrieron que diferentes longitudes de onda estaban bloqueadas por la oclusión del misterio a diferentes niveles de brillo. Lo que esto significa es que lo que pase entre la estrella y la Tierra es translúcido, no opaco como sería una megaestructura. La mejor explicación de lo que podría estar causando el oscurecimiento, descubrieron los investigadores, fue polvo espacial muy fino. Pero, ¿dónde se originó este polvo? Y ¿cómo orbita la estrella, en las nubes, o quizás en un anillo?

La teoría más aceptada por los investigadores, según publica Live Science, es que el polvo está orbitando en una órbita elíptica altamente irregular, como un cometa, en especial, un cometa roto. Esta hipótesis coincide con los patrones de oscurecimiento de la estrella si se supone que lo que rompió el cometa lo golpeó con la fuerza suficiente para patear su cola hacia adelante. Este último evento de atenuación comenzó con un declive lento y terminó con un rápido aumento en el brillo. El polvo de una cola de cometa y luego trozos más grandes del cuerpo roto explicarían ese patrón desigual.

En un documento de 2016, los mismo científicos sugirieron que podría provenir de colisiones entre objetos en órbita más grandes en un cinturón de asteroides; en otro momento barajaron la posibilidad de que se tratara de un único impacto gigante, como el que separó a la Luna de la Tierra; o incluso de cuerpos planetarios diminutos que están rodeados de polvo. Pero ninguna teoría concordaba del todo con el fenómeno observado.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.