El ‘efecto gorila cósmico’ podría estar impidiendo que encontremos vida inteligente fuera de la Tierra

SETI. /NASA 

Un conocido experimento con jóvenes que botan una pelota demostró que cuando un observador se concentra en contar los pases, no detecta si alguien cruza el escenario disfrazado de gorila. Según investigadores de la Universidad de Cádiz (España), esto, que se denomina 'efecto gorila', puede aplicarse a las dificultades que tenemos para encontrar señales de vida inteligente: tal vez se manifiestan en dimensiones que escapan a nuestra percepción, como las intrigantes materia y energía oscuras.

Los autores, que publican sus conclusiones en Acta Astronautica, afirman que algo así podría estar sucediendo en el proyeto SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre). La neurofisiología, psicología y conciencia humanas podrían estar desempeñando un papel importante en la búsqueda de civilizaciones no terrestres; un aspecto que consideran ha sido descuidado hasta ahora. Y afirman que tabién puede estar sucediendo lo contrario: quizá la señal está delante de nuestros ojos y no la percibimos o somos incapaces de identificarla.

Inspirados en la prueba realizada en los 90 para mostrar la falta de atención del ser humano, en la que un niño con un disfraz de gorila podía caminar frente a una escena, gesticulando, mientras los observadores estaban ocupados en otra cosa (contando los pases de pelota de los jugadores con camisetas blancas), y más de la mitad no se dio cuenta, los autores midieron este aspecto psiclógico con varios experimentos. En uno de ellos, 137 personas tuvieron que distinguir fotografías aéreas con estructuras artificiales (edificios, carreteras ...) de otras con elementos naturales (montañas, ríos ...). En una de las imágenes, se insertó un pequeño personaje disfrazado de gorila para ver si los participantes lo notaron. 

En su estudio, los autores también plantean cómo podrían ser diferentes clases de civilizaciones inteligentes y las clasifican en tres tipos basados en cinco factores: biología, longevidad, aspectos psicosociales, progreso tecnológico y distribución en el espacio: el Tipo 1 es la nuestra, que podría ser efímera si maneja mal la tecnología o los recursos planetarios, o si no sobrevive a un cataclismo, pero también podría evolucionar hacia una civilización de Tipo 2, caracterizada por la larga longevidad de sus miembros, que controlan la energía cuántica y gravitacional, manejan el espacio-tiempo y son capaces de explorar galaxias; y el tercer tipo de civilización inteligente, la más avanzada, estaría constituida por seres exóticos, con una vida eterna, capaz de crear en espacios multidimensionales y multiversos, y con un dominio absoluto de energía oscura y materia.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.