Por primera vez, conocemos los colores reales de una mariposa del Jurásico

Interpretación artística del insecto prehistórico. /Academia China de Ciencias

La apariencia con la que se representa a los animales que poblaban la Tierra hace millones de años son simples elucubraciones de los científicos. Pero ahora, el color real de un insecto de 200 millones de años, uno de los más antiguos ancestros de las mariposas y polillas, ha sido revelado por científicos de China, Alemania y el Reino Unido: presentaba tonos metálicos iridiscentes que iban del bronce al dorado.

En el estudio, publicado en Science Advances, los autores examinaron restos fosilizados jurásicos con especímenes provenientes de Reino Unido, Alemania, Kazajstán y China, además de ámbar birmano del Cretácico. Utilizaron microscopía óptica, microscopía electrónica de barrido (SEM), microscopía electrónica de transmisión (TEM) y microscopía de escaneo láser confocal (CLSM) para revelar la gran morfología y ultraestructura de estas escamas, proporcionando así la evidencia más temprana de colores estructurales en el registro de fósiles de insectos.

Los modelos revelaron que estas diminutas características son estructuras fotónicas que habrían producido que las alas se vieran de color bronce o dorado. Los colores estructurales han evolucionado en una gran cantidad de animales y plantas y son el resultado de la dispersión selectiva de la longitud de onda de la luz incidente. Dichos colores son típicamente más vibrantes y visualmente deslumbrantes que los producidos a través de la pigmentación desempeñan múltiples funciones.

Los lepidópteros exhiben en sus escalas algunos de los colores estructurales más diversos producidos por los insectos, y esta diversidad sin duda, afrman, ha contribuido a su éxito evolutivo. A pesar del interés sostenido en la estructura, desarrollo y propiedades fotomiméticas y fotónicas de las escamas de lepidópteros en estudios neonatológicos, así como en investigaciones recientes sobre colores estructurales en escarabajos y plumas fósiles, la profunda historia evolutiva de escamas y colores estructurales en lepidópteros es poco conocida.

Los lepidópteros del Jurásico muestran una vestidura de escala bicapa de tipo 1: una capa superior de grandes escamas de cubierta fundida y una capa inferior de pequeñas escamas de tierra fusionadas. Esta disposición de escala, más ornamentación de espina de pescado preservada en la superficie de la escala de la cubierta, es casi idéntica a la de algunos Micropterigidae existentes. Críticamente, las ultraestructuras de escala fósil poseen periodicidades que miden de 140 a 2000 nm y, por lo tanto, son capaces de dispersar la luz visible.

Los autores afirman que esta investigación demuestra que los fósiles de impresión, es decir, las huellas dactilares, son tan capaces como los fósiles de compresión de preservar la estructura de las escamas con suficiente detalle como para dilucidar los colores de polillas de hace 180 millones de años.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.