Comprar ositos o leones de peluche contribuye a la desprotección de estas especies animales

Las especies animales más populares están muy amenazadas en la naturaleza. /Universidad de Oregon

Hace unos meses, investigadores del CSIC (España) cayeron en la cuenta de que la popularidad de los animales en peligro de extinción determina la atención que se le presta y las consecuencias que esto tiene en su conservación. Según estos científicos, hay especies poco amenazadas con proyectos de reintroducción y otras, cuya situación es muy alarmante, a las que no se dedican apenas esfuerzos debido, en parte, a lo entrañables, tiernos o espectaculares que nos parezcan. Sin embargo, una investigación reciente de las universidades de Oregon (EE.UU.) y Paris Saclay (Francia) afirman que esta fama es un arma de doble filo, y que algunas especies carismáticas aparentan estar más protegidas y tener más posibilidades de supervivencia de las reales.

Según este estudio, los leones o jirafas, por ejemplo, tienen un alto estatus en la biología de la conservación y comúnmente se afirma que experimentan un nivel de atención privilegiado, a menudo a expensas de otras especies, pero a pesar de la adoración que reciben, las personas son ajenas al peligro de extinción de estas especies y, por lo tanto, no se movilizan para protegerlos.

A través de una serie de encuestas digitales, cuestionarios escolares, sitios web de zoológicos y películas animadas, los autores del estudio, publicado en PLOS Biology, identificaron a los 10 animales más carismáticos: el tigre, el león y el elefante estaban a la cabeza. Sin embargo, estas especies están muy amenazadas en la naturaleza, con un crecimiento acusado de su población en los últimos años, explican los investigadores en un comunicado.

Pero incluso la comunidad científica sabe poco sobre estas especies, afirman; se desconoce el número exacto de panteras, elefantes o gorilas que viven en la Tierra. Para entender este fenómeno, los autores de este estudio plantearon la hipótesis de que la omnipresencia de estos animales en nuestra cultura y en los medios de comercialización que nos rodean podría formar una "población virtual" engañosa que sesga activamente la percepción del público sobre el estado de estos animales en la naturaleza, conduciendo al público a creer que son más numerosos de lo que realmente son.

Al ver continuamente las representaciones virtuales de estas especies en películas, libros, juguetes, comerciales, etcétera, las personas pueden tener la impresión de que estos animales tienen poblaciones saludables en la naturaleza. Por ejemplo, los científicos demostraron que una persona francesa verá en promedio más leones virtuales (fotos, caricaturas, logos y marcas) en un mes que leones silvestres que quedan en todo el oeste de África.

"Sin saberlo, las empresas que utilizan jirafas, guepardos u osos polares para fines comerciales pueden estar contribuyendo activamente a la falsa percepción de que estos animales no están en peligro de extinción y, por lo tanto, no necesitan conservación", dice Franck Courchamp, de la Universidad París Sur, en Francia. Para rectificar este desafortunado efecto, los investigadores proponen que las empresas que utilizan la imagen de especies amenazadas para fines de comercialización contribuyan a campañas de información para promover su conservación, y que una parte de los beneficios de comercialización (a menudo sustanciales) se utilicen para financiar la protección de las especies que los representan.

Una pésima noticia llegaba a principios de 2018: el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos (FWS) informaba de que el puma oriental (Puma concolor couguar), era declarado oficialmente especie extinta en Estados Unidos. En el año 1973, esta subespecie de puma fue puesta en la lista de especies en peligro de extinción. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.