Estadounidenses probaron el avión de entrenamiento eléctrico Sun Flyer 2

Sun Flyer 2
Bye Aerospace

El avión de entrenamiento eléctrico, Sun Flyer 2, desarrollado por Bye Aerospace, realizó su primer vuelo el 10 de abril de 2018. Según la compañía estadounidense, las primeras pruebas de vuelo de la nueva aeronave han sido exitosas.

Se cree que los aviones eléctricos son más fáciles de diseñar que los convencionales. El uso de baterías y motores eléctricos da cierta libertad para colocar estas unidades dentro del fuselaje. Además, al eliminar el sistema de combustible y gracias al pequeño tamaño del motor, queda espacio libre adicional en el avión.

Asimismo, los desarrolladores creen que las aeronaves eléctricas serán mucho más fáciles y más económicas de operar que las aeronaves tradicionales. A medida que la tecnología se desarrolla, el rango de vuelo de la aeronave eléctrica aumentará.

Durante el primer vuelo de la aeronave eléctrica Sun Flyer 2, los expertos examinaron el trabajo conjunto de las baterías de iones de litio LG Energy 18650 con una capacidad de 260 vatios-hora por kilogramo, el sistema de control de descarga de la batería y el motor eléctrico Enstroj Emrax con una potencia de 100 kilovatios.

Las pruebas de tierra y vuelo de la nueva aeronave se llevan a cabo en el aeropuerto de Denver, Colorado. Próximamente, la intensidad de las inspecciones aumentará. En concreto, la aeronave comenzará a volar a mayor velocidad y altitud. Más adelante, está previsto comenzar a probar la versión de cuatro plazas del avión eléctrico Sun Flyer 4.

El avión eléctrico Sun FLyer 2 se crea para el entrenamiento inicial de pilotos de aviación civil. La aeronave podrá permanecer en el aire hasta tres horas, y el costo de una hora de su vuelo, según los desarrolladores, no excederá los tres dólares.

El año pasado, la compañía Stratolaunch Systems, de Allen, presentó en sociedad el avión más grande del mundo y las cifras son impresionantes: tiene una envergadura de 117 metros de ancho (más ancho que el Spruce Goose, el más grande hasta la fecha), utiliza seis motores de un 747, se apoya sobre 26 ruedas, puede transportar 113 toneladas de combustible y pesa 227 toneladas sin combustible. Eso sí, para despegar necesita unos 3,6 kilómetros de pista, casi el doble de lo necesario para la mayoría de aviones comerciales.

 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.