La selección natural sigue ejerciendo sobre los humanos en la actualidad

Pxhere

Aunque existan corriente filosófica ven al ser humano como creación divina o como netamente seres sociales, la verdad es que somos básicamente animales. Y la mejor prueba de eso es que aún estamos evolucionando como lo haría cualquier otra especie. Ahora, unos investigadores han descubierto cómo está ocurriendo.

La selección natural implica cambios lentos que toman generaciones, y son a menudo tan sutiles que ni siquiera nos damos cuenta. Y genetistas de la Universidad de Queensland en Australia han descubierto una forma de detectar cuáles son esos cambios, un método estadístico para encontrar mutaciones en el ADN.

Jian Yang, Jian Zeng y un equipo de investigadores del Instituto para la Biociencia Molecular de la universidad y el Instituto del Cerebro de Queensland estudiaron los datos genómicos de 126.545 individuos en el Reino Unido Biobank, una base de datos de salud anonimizada en el Reino Unido. Los resultados fueron publicados en Nature Genetics.

Examinaron de cerca 28 rasgos complejos, como la densidad mineral ósea del talón, la calvicie masculina, el índice de masa corporal (IMC), la edad femenina en la primera menstruación, la menopausia y la primera vez que se da a luz, la fuerza y la relación cadera-cintura. Al estudiar los genes asociados con estos rasgos en individuos de diferentes edades, es posible ver las diferencias entre generaciones.

Selección negativa

"En la selección natural o la supervivencia del más apto, las características que mejoran la supervivencia tienen más probabilidades de transmitirse a la próxima generación", dijo Yang. "También ocurre lo contrario, cuando las mutaciones del ADN con un efecto perjudicial sobre la aptitud son menos propensas a transmitirse, por un proceso llamado selección negativa.

Los investigadores dijeron que encontraron pruebas de selección negativa, la eliminación de variantes de genes deletéreos (que causa un acortamiento biológico en el individuo), en varios rasgos. Y la evidencia más sólida estaba en los rasgos relacionados con la función cardiovascular y la función reproductiva.

Para la función cardiovascular, el equipo encontró cambios asociados con la circunferencia de la cintura y la relación cintura-cadera. Anteriormente se había encontrado que un exceso de grasa alrededor de la cintura estaba significativamente relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. También encontraron evidencia de cambios en la presión arterial.

Pero la edad femenina en la menopausia, asociada a la fertilidad, mostró el cambio más fuerte. La edad en la primera menstruación y la edad en el primer nacimiento vivo también mostraron marcadores, lo que, según los investigadores, tenía sentido, ya que existe una fuerte correlación entre la fertilidad y la aptitud genética.

Sin embargo, otros científicos encontraron en un estudio de 2011 que los cambios evolutivos se desarrollan con bastante frecuencia, pero que no "se adhieren": hace falta un millón de años para que se desarrolle y dure un rasgo evolutivo. El objetivo del estudio no es necesariamente determinar los cambios que vamos a ver que tendrán un gran impacto en el corto plazo, sino aprender más sobre la evolución y cómo funciona la selección.

"La selección negativa impide que las mutaciones malas se propaguen a través de la población, lo que significa que las variantes comunes de ADN tienen poco o ningún efecto sobre los rasgos", dijo Zeng. "Este estudio nos ayudará a comprender mejor la base genética de los rasgos complejos e informar el diseño de futuros experimentos en rasgos complejos y genómica médica".

Un estudio similar fue realizado el año pasado por investigadores estadounidenses y encontraron que una variante del gen que nos protege contra la adicción al alcohol, posiblemente haciendo que el consumo de alcohol sea intolerable, estaría siendo favorecido por la evolución.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.